Inmunoglobulinas (anticuerpos) en la leche materna

Las inmunoglobulinas son anticuerpos. Son prote√≠nas que produce su sistema inmunitario despu√©s de la exposici√≥n a un ant√≠geno (algo da√Īino para su cuerpo que provoca una respuesta inmunitaria). Las inmunoglobulinas combaten los g√©rmenes, las enfermedades y las enfermedades. Circulan por todo el cuerpo y se pueden encontrar en la sangre, el sudor, la saliva y la leche materna.

 

IgA secretora en la leche materna

La inmunoglobulina A secretora (IgA) es el principal anticuerpo que se encuentra en la leche materna y se considera el más importante. Los bebés nacen con niveles bajos de IgA. A medida que crecen, su sistema inmunitario produce más IgA y sus niveles aumentan lentamente. Pero cuando un bebé amamanta, obtiene altos niveles de IgA de la leche materna.

La IgA es importante porque recubre y sella el tracto respiratorio e intestinal de su bebé para evitar que los gérmenes entren en su cuerpo y en el torrente sanguíneo. Los anticuerpos IgA pueden proteger a su hijo de una variedad de enfermedades, incluidas las causadas por bacterias, virus, hongos y parásitos.

 

Otras inmunoglobulinas

Además de IgA, existen otros cuatro tipos de inmunoglobulinas en la leche materna: IgE, IgG, IgM e IgD. El calostro, la primera leche materna, tiene niveles muy altos de inmunoglobulinas, especialmente IgA. Estos anticuerpos combaten las enfermedades y las infecciones, pero también protegen contra las alergias, el eccema y las sibilancias, especialmente en los bebés que tienen antecedentes familiares de alergias.

A medida que su leche materna cambia de calostro a leche de transici√≥n y finalmente a leche materna madura, las concentraciones de inmunoglobulinas cambian. Sin embargo, incluso si amamanta durante un a√Īo o m√°s, estas propiedades inmunitarias a√ļn se pueden encontrar en la leche materna.

Las inmunoglobinas seguirán protegiendo a su hijo mientras lo amamante. Y su hijo seguirá beneficiándose de las sustancias estimulantes del sistema inmunológico de la leche materna mucho después de que haya terminado la lactancia.

Si bien no sabemos todo lo que hacen estas inmunoglobulinas, estamos aprendiendo más y más sobre ellas todo el tiempo. Y si bien es segura y nutritiva, la fórmula infantil no puede duplicar estas propiedades de la leche materna.

 

Beneficios para bebés prematuros

El sistema inmunológico de un bebé prematuro no es tan fuerte como el sistema inmunológico de un bebé nacido a término. Los bebés prematuros corren un mayor riesgo de contraer infecciones y tienen más dificultades para lidiar con ellas que los bebés nacidos a término. Por eso la leche materna es tan importante para los bebés prematuros. Los anticuerpos en la leche materna ayudarán a su bebé prematuro a combatir las infecciones bacterianas y virales.

 

Beneficios para bebés en guarderías

Los bebés que son cuidados en un entorno grupal pueden beneficiarse de la leche materna. Los anticuerpos en la leche materna que extrae para su hijo pueden ayudar a protegerlo de muchas de las enfermedades infantiles comunes que pueden detectarse fácilmente en un entorno de cuidado infantil.

Los beb√©s amamantados tienen menos probabilidades de contraer enfermedades gastrointestinales que causen diarrea y v√≥mitos. Tambi√©n tienen una tasa m√°s baja de infecciones respiratorias e infecciones del o√≠do en comparaci√≥n con los ni√Īos que reciben f√≥rmula.

 

Extracción y almacenamiento de leche materna

Cuando extrae su leche materna, algunas de las bacterias y gérmenes en su piel pueden ingresar al recipiente de almacenamiento de leche materna junto con su leche materna. Los factores inmunológicos en la leche materna ayudan a prevenir que esta bacteria crezca y provoque que su bebé se enferme.

Si extrae leche, es ideal para darle a su bebé leche materna fresca. Sin embargo, eso no siempre es realista. Por eso es importante seguir las pautas de seguridad para la recolección y el almacenamiento de la leche materna.

  • La leche materna almacenada en el refrigerador mantiene la mayor√≠a de sus propiedades inmunol√≥gicas.
  • Calentar la leche materna a altas temperaturas (especialmente en el microondas, que de todos modos no se recomienda), puede destruir los anticuerpos y otros factores inmunitarios en la leche materna.
  • Cuando congela la leche materna, pierde algunos de sus factores inmunol√≥gicos saludables, pero no todos.

 

Cuando usted o su bebé están enfermos

Si usted coge un resfriado o desarrolla una enfermedad mientras está amamantando, por lo general puede continuar amamantando. La lactancia materna a través de la mayoría de las enfermedades comunes es segura. Para cuando se dé cuenta de que está enferma, es probable que su bebé ya haya estado expuesto a su enfermedad.

A medida que contin√ļa amamantando, pasa los anticuerpos que su cuerpo produce para combatir su enfermedad a su beb√© a trav√©s de la leche materna. Es posible que su hijo pueda combatir la enfermedad m√°s f√°cilmente o que ni siquiera la contraiga.

Si su beb√© est√° enfermo, los anticuerpos en su leche materna lo ayudar√°n a combatir la enfermedad o infecci√≥n que ha desarrollado. Adem√°s de los anticuerpos, la leche materna proporciona nutrici√≥n, l√≠quidos y comodidad a los ni√Īos enfermos.

 

El sistema inmunológico y la vacunación

Si bien la leche materna brinda a su bebé una protección inmunológica importante, no lo protege de todas las enfermedades con las que puede entrar en contacto durante su vida. Y muchas enfermedades peligrosas y mortales se pueden prevenir mediante las vacunas infantiles.

La vacunaci√≥n es segura y vital para la salud de su hijo. Las vacunas salvan millones de vidas cada a√Īo. La informaci√≥n err√≥nea lleva a algunas personas a cuestionar su eficacia, pero estas creencias no est√°n respaldadas por investigaciones cre√≠bles.

Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre la salud, la lactancia o las vacunas de su bebé, hable con el proveedor de atención médica de su hijo. El médico de su bebé le proporcionará un calendario de vacunas recomendadas para su hijo en cada etapa de desarrollo.

Mimititos utiliza solo fuentes de alta calidad, incluidos estudios revisados ‚Äč‚Äčpor pares, para respaldar los hechos dentro de nuestros art√≠culos. Lea nuestro proceso editorial para obtener m√°s informaci√≥n sobre c√≥mo verificamos los hechos y mantenemos nuestro contenido preciso, confiable y digno de confianza.

  1. Kids Health de Nemours. Lactancia materna versus alimentación con fórmula.
  2. Palmeira P, Carneiro-Sampaio M. Inmunología de la leche materna. Sujetadores Med Rev Assoc. 2016;62(6):584-593. doi:10.1590/1806-9282.62.06.584
  3. Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Almacenamiento y preparación adecuados de la leche materna..
  4. Academia de Nutrición y Dietética. Manteniendo segura la leche materna.
  5. Kourtis AP. Cómo mantener saludable a su hijo en un mundo lleno de gérmenes: una guía para padres. Prensa de la Universidad Johns Hopkins. 2011.
  6. Orenstein WA, Ahmed R. En pocas palabras: la vacunación salva vidas. Proc Natl Acad Sci EE. UU.. 2017;114(16):4031-4033. doi:10.1073/pnas.1704507114
  7. Centros de Control y Prevenci√≥n de Enfermedades. Vacunas e hitos del desarrollo de su hijo desde el nacimiento hasta los 6 a√Īos.

Deja un comentario