Cómo responder cuando su hija adolescente se llama a sí misma gorda

Cómo responder cuando su hija adolescente se llama a sí misma gorda

Los problemas de imagen corporal son rampantes entre los adolescentes, especialmente entre las adolescentes. Y la mayoría de los padres han escuchado a su hija adolescente hacer afirmaciones autocríticas sobre su cuerpo, como “Estoy muy gorda” o “¡Mira qué grandes son mis muslos!”.

Ese tipo de comentarios hace que muchos padres se sientan incómodos e inseguros sobre cómo responder. Pero la forma en que responde a ese tipo de frases marca una gran diferencia en cómo se siente su hija consigo misma.

Índice
  1. Qué hacer si su adolescente dice que está gorda
    1. Valida sus sentimientos
    2. Ayúdala a evaluar su percepción
    3. Hable acerca de la imagen corporal distorsionada
    4. Haga hincapié en la salud, no en el peso
    5. Hable acerca de un diálogo interno saludable
    6. Hacer preguntas
  2. Cuándo buscar ayuda profesional

Qué hacer si su adolescente dice que está gorda

Si su hija dice que está gorda, aquí hay algunas cosas que puede hacer.

Valida sus sentimientos

Decir cosas como "Oh, no, no lo eres" o "Deja de hacer eso" no cambiará la forma en que tu hija se ve a sí misma. Si cree que tiene sobrepeso, discutir con sus sentimientos podría empeorar la situación.

Valida sus sentimientos diciendo algo como "Sé que a veces puede ser difícil sentirse bien con tu cuerpo".

Ayúdala a evaluar su percepción

Los adolescentes no son muy buenos para determinar si su peso es saludable. En cambio, a menudo basan sus juicios en cómo se sienten. Y sus percepciones sobre el tamaño son fácilmente distorsionadas por sus amigos o los medios. Mire qué rangos de peso se consideran saludables, con bajo peso y con sobrepeso y analice dónde se encuentra ella en ese rango.

Hable acerca de la imagen corporal distorsionada

Si no tiene sobrepeso, hable sobre cómo las personas desarrollan imágenes corporales distorsionadas. Las fotos de revistas retocadas, las modelos con bajo peso y la glamour de los ideales de delgadez pueden llevar a muchas personas a confundir la delgadez con la salud.

Desafortunadamente, las redes sociales a veces alimentan la idea de que las personas deben verse perfectas. Muchos adolescentes se obsesionan con tomarse la selfie perfecta y las chicas hablan sobre la importancia de tener un "espacio entre muslos". Estas son solo algunas de las formas en que muchos adolescentes están desarrollando imágenes negativas de sus cuerpos.

Es normal que las adolescentes sean narcisistas a veces. Por lo tanto, es probable que piense que todos la miran o suponga que el mundo gira en torno a ella y su apariencia. Esa percepción también puede distorsionar su imagen corporal.

Haga hincapié en la salud, no en el peso

Hable sobre la importancia de comer sano y hacer mucho ejercicio. Si su hija tiene sobrepeso, discuta las estrategias que puede usar para perder peso. Hable con su médico para obtener información sobre las mejores maneras para que los adolescentes se vuelvan más saludables.

Los adolescentes corren un riesgo especialmente alto de tomar medidas peligrosas para perder peso. El ayuno, el ejercicio compulsivo, las dietas de moda o incluso las purgas son solo algunas de las formas poco saludables que muchos de ellos intentan perder peso. Es importante que su hijo adolescente esté bien informado sobre los efectos nocivos que estas opciones pueden tener en su cuerpo.

Hable acerca de un diálogo interno saludable

Si su adolescente se critica a sí misma, es importante que reconozca cómo esto puede afectar cómo se siente y cómo se comporta. Por ejemplo, un adolescente que piensa: “Soy feo y no le gusto a nadie”, es menos probable que hable con la gente. Como resultado, puede tener dificultades para hacer amigos. Esto puede reforzar su pensamiento negativo.

Enséñele cómo desarrollar un diálogo interno saludable. Hable sobre cómo puede recordarse a sí mismo las buenas cualidades que tiene y enseñarle a no decirse nada a sí mismo que no le diría a un amigo.

Hacer preguntas

Muchas chicas creen de manera poco realista que su apariencia está directamente relacionada con todo, desde la felicidad hasta el éxito. Piensan que si pudieran ser más delgados, serían populares y nunca más tendrían que preocuparse por cosas como la intimidación.

Hable con su adolescente acerca de cómo cree que su peso y apariencia la influyen. Discuta si sus expectativas son realistas. Recuérdele que no todas las personas delgadas o atractivas viven una vida feliz. Ponga énfasis en la belleza interior y discuta cómo ser amable y cariñoso es más importante que la belleza física.

Cuándo buscar ayuda profesional

Si los problemas de imagen corporal de su hija están interfiriendo con su vida, busque ayuda profesional. Hable con su médico o reúnase con un profesional de la salud mental. Puede estar experimentando un problema de salud mental subyacente o puede estar en riesgo de sufrir un trastorno alimentario.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo responder cuando su hija adolescente se llama a sí misma gorda puedes visitar la categoría Desarrollo y Educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir