Niveles de líquido amniótico en el embarazo: ¿qué tan importantes son?

¿Has visto la ruptura de bolsa de una mujer en las películas? ¿Se está preguntando si su gran protuberancia se debe a un bebé grande o al exceso de líquido? Ahora que está embarazada, sin duda tendrá algunas preguntas para romper aguas.

Afortunadamente, comprender lo que está sucediendo con su líquido amniótico no requiere otra llamada a su obstetra después de la medianoche. Estamos aquí para ayudarle con todas sus preguntas efusivas e información importante sobre los niveles de líquido en su protuberancia.

Comprensión del líquido amniótico

Después de la concepción, se forma un saco amniótico alrededor del embrión en desarrollo. El saco es transparente y resistente, y crece como su bebé nonato. El saco se llena cada vez más de líquido, hasta alrededor del segundo trimestre, cuando el bebé se hace cargo de su producción (1).

Esta sustancia acuosa contiene proteínas fetales esenciales y es de color claro. El bebé traga este líquido mientras practica la “respiración” y lo excreta de nuevo en forma de orina.

Sin embargo, se limpia a través de nuestros riñones, así que no es tan desagradable como parece.

El contenido de líquido amniótico es vital para un bebé en desarrollo saludable, ya que proporciona la máxima protección del mundo exterior.

¿Cómo ayuda a mi bebé?

Sabemos que el líquido circundante también actúa como un cojín para proteger a nuestro bebé nonato. También tiene muchas otras funciones, que es lo que lo hace tan importante.
Aquí hay sólo unos pocos:

  • Niveles de agua: Permite que el bebé tenga suficiente espacio para moverse.
  • Temperatura: Mantiene una temperatura constante para crear un bebé saludable.
  • Ayuda al crecimiento saludable: Permite el correcto desarrollo de los huesos, músculos y órganos.
  • Intercambio de nutrientes: Permite que los nutrientes vitales entre usted y su bebé, incluyendo el oxígeno, a través del cordón umbilical. Si los niveles de líquido cambian, la salud del cordón umbilical puede verse comprometida.

Espero que ahora entiendas un poco más sobre por qué el líquido amniótico es tan importante.

¡Pongámonos todos científicos ahora! Es hora de sumergirse en el qué y el por qué de los exámenes de líquido amniótico. Lo siento, estos juegos de palabras de agua siguen fluyendo.

Exámenes del líquido amniótico

En algún momento del embarazo, es probable que le hagan una ecografía, junto con otras pruebas. Particularmente durante su segundo y tercer trimestre, su ecografista tomará medidas detalladas de la cantidad de líquido amniótico que rodea a su bebé. Esto se hará repetidamente si sus mediciones son bajas o altas o si se trata de embarazos de alto riesgo.

Estas mediciones también se realizan como parte de un perfil biofísico fetal para comprender la salud de su bebé en el útero. Otras partes del perfil biofísico incluyen la respiración, los movimientos y la flexión del bebé. Mientras que usted está emocionada de ver a su bebé saludándola desde adentro, el ecografista estará anotando mucha información.

Lo admito, nunca supe realmente lo que mi obstetra estaba haciendo. En mi primera exploración, todo lo que quería saber era si había un latido del corazón.

Durante sus visitas prenatales, se le harán análisis de sangre, se le tomarán las medidas de la protuberancia y la presión arterial, pero el examen principal en relación con sus niveles de líquido amniótico será a través de una ecografía.

Algunas veces, los niveles de líquido amniótico no parecen estar dentro de los límites normales en una exploración. Si el médico le ha aconsejado que sus niveles de líquido no parecen correctos, se le seguirá más de cerca. Si su médico quiere dar a luz a su bebé temprano debido a complicaciones, puede realizar un procedimiento llamado amniocentesis para evaluar la madurez pulmonar del feto.

¿Qué sucede durante la amniocentesis?

Aunque este examen se puede recomendar por diferentes razones, es principalmente para detectar anomalías fetales o genéticas en su bebé.

Se inserta una aguja muy delgada en el saco amniótico a través del abdomen para extraer algo de líquido. Luego se envía a un laboratorio para su análisis, donde se recogen las anomalías cromosómicas.

Aunque la amniocentesis se considera una prueba segura, tiene posibles riesgos, incluido el aborto espontáneo (2). Aunque puede ser difícil determinar cuántos abortos espontáneos ocurren debido a la amniocentesis, se cree que es de 1 en 200 a 1 en 400.

¿Qué detectará una ecografía?

En el embarazo, una ecografía es lo suficientemente sensible como para detectar niveles anormalmente altos o bajos de líquido amniótico. Para ello, emite ondas sonoras en el útero a través del estómago, que devuelven una imagen en pantalla digital (3).

Si su obstetra ordena un sonograma para medir el líquido alrededor del bebé, usará gráficos clínicos. Esto ayuda a determinar lo que ellos llaman el Índice de Líquido Amniótico, o AFI.

Lo hacen acuartelando el útero (¡no literalmente!) y usando la sonda para medir los charcos más profundos de agua. Las medidas se toman en centímetros.

Los resultados se referenciarán en comparación con la tabla AFI del médico. Sus resultados, por supuesto, dependerán de su gestación actual en el momento de la exploración.

¿Qué son los niveles anormales de líquido amniótico?

Bien, nadie quiere pensar en ningún riesgo que involucre a su hijo nonato. Tener un entendimiento de la jerga médica cuando se necesita tranquilidad definitivamente aliviará los nervios.

Según las directrices clínicas, el nivel de índice normal es de 5 a 25 cm. Sin embargo, las medidas promedio pueden ser de 80 mm a 140 mm (3,15 pulgadas a 5,5 pulgadas) entre el quinto y octavo mes de embarazo (4).

Los niveles excesivos de líquido son mayores de 25 cm – médicamente esto se llama polihidramnios. Cualquier AFI menor de 5 cm es anormal, y esto se denomina oligohidramnios.

1. Oligohidramnios

Lo sentimos, señoras, esta es la parte no tan agradable y seria que rodea la medición de nivel y por qué se examina tan de cerca. Empezaremos con oligohidramnios (5).

Si usted tiene niveles bajos de líquidos, existen varias causas, riesgos y algunos tratamientos posibles para ayudarlo.

Riesgos con niveles bajos de líquidos

Los riesgos de niveles bajos de líquido amniótico en el útero incluyen:

  • Contracturas (acortamiento) de las extremidades.
  • Golpes en los pies y las manos (6).
  • El potencial de desarrollar pulmones hipoplásticos (subdesarrollados) (7).

Cuando los bebés nacen con una capacidad pulmonar inadecuada, no pueden recibir suficiente oxígeno. Esto puede implicar complicaciones graves y puede ser fatal.

¿Qué lo Causa?

  • Infecciones.
  • Los riñones del bebé no funcionan correctamente o están malformados (el volumen de líquido amniótico es principalmente orina al final del embarazo).
  • Procedimientos como el muestreo de vellosidades coriónicas (MVC). Se trata de una prueba que toma muestras de tejido placentario y puede detectar una cantidad significativa de trastornos (8).
  • Ruptura prematura prematura de membranas (RPM). Básicamente, un término médico para el rompimiento prematuro de aguas.

¿Cómo se maneja médicamente?

  • Reposo en cama.
  • Líquidos orales.
  • Hidratación intravenosa. Esto implica una corta estancia en el hospital con un goteo de líquido directamente en sus venas.
  • Antibióticos.
  • Esteroides.
  • Amnioinfusión. Esto es cuando se agrega líquido adicional en el saco amniótico para aumentar los niveles de líquido.

¿Puedo hacer algo para ayudar?

Sí, sí puedes. Seguir el consejo de su médico para el reposo en cama es la clave. Por supuesto, no significan permanecer en posición horizontal en la cama durante el resto del embarazo, pero no realizar actividades extenuantes.

Por lo general, lo mejor es tomárselo con calma. Aumentar la ingesta de líquidos también puede ayudar, así que beba mucha agua.

¡Aleluya! El permiso de un médico para mantener los pies en alto y ver toda la colección de Friends. Puede que incluso tenga tiempo para encajar en el Juego de los Tronos también con su descafeinado favorito a la mano.

2. Polihidramnios

En el extremo opuesto del espectro de nivel de líquido, es cuando hay demasiado líquido amniótico a bordo. Aunque se considera menos grave que un líquido amniótico demasiado pequeño, sigue siendo una complicación con riesgos asociados (9).

Riesgos por exceso de niveles de líquido

Los riesgos de niveles excesivos de líquido amniótico en el útero incluyen:

  • Trabajo de parto prematuro.
  • Dificultad para respirar/dificultad para respirar.
  • Posición fetal anormal.
  • Prolapso de cordón umbilical.
  • Atonía uterina (falta de contracciones musculares durante el trabajo de parto).
  • Desprendimiento placentario (separación del útero de la placenta).
  • Posicionamiento anormal del feto (10).

Sé que esto es un asunto serio, pero compartir es preocuparse! En mi último embarazo, era enorme, ¡pero justo en el frente! Eso fue gracias a mi gordito nonato, así como a un poco de exceso de líquido.

Mi esposo me hizo sentarme en una bolsa de basura en el auto por temor a inundar a su precioso bebé de metal. Después de leer un poco sobre la fuga de líquido, hubo algunas visitas a la sala de emergencia, ya que estaba convencido de que goteaba agua cada vez que me ponía de pie.

Probablemente te hayas dado cuenta por el tono que este no era el caso. Me las arreglé para orinarme encima. ¡Eso fue vergonzoso!

Claramente, mi suelo pélvico no era tanto un suelo como una trampilla, dejando escapar mi orina a voluntad.

¿Qué puede causar el polihidramnios?

  • Diabetes materna.
  • Tener gemelos o varios bebés.
  • Anomalías fetales, que impiden que el bebé trague líquido para crear orina, lo cual es poco frecuente.
  • Anemia fetal causada por incompatibilidad sanguínea, aunque esto también es raro (11).

¿Cómo se maneja médicamente?

  • Sonogramas de alta resolución.
  • Amniocentesis para verificar si hay infecciones o para administrar líquidos con jeringas. Pueden hacerlo varias veces si es necesario.
  • Pruebas sin estrés, que monitorean los latidos del corazón del feto en reposo y mientras se mueve.
  • Drogas farmacéuticas. Sin embargo, los médicos han expresado su preocupación por los efectos secundarios que tienen sobre el bebé y la madre.
  • Monitoreo cercano.

¿Qué puedo hacer?

  • Trate de no preocuparse – polyhydramnios no suele ser una señal de algo serio.
  • Vigile sus síntomas. Si algo cambia, avísele a su obstetra inmediatamente. Por ejemplo, el crecimiento rápido de su protuberancia.
  • ¡Descansa!

Causas desconocidas

Si se desconoce la causa de la afección, se pueden utilizar otros tratamientos. Por ejemplo, puede haber una sospecha de obstrucción de la vejiga fetal.

En realidad, se puede colocar un pequeño tubo en la vejiga mientras se está en el útero. Esto iniciará el flujo de líquido en el saco amniótico.

Respuestas a sus preguntas

1. ¿Qué sucede si tengo niveles anormales de líquidos?

Como se mencionó anteriormente, todo esto dependerá de si su AFI es demasiado baja o alta para su gestación actual.

Si se le dice que tiene exceso de líquido en el útero durante una ecografía de rutina, se le ofrecerá un control minucioso tanto del bebé como de usted. Es posible que incluso se le extraiga líquido por medio de una jeringa.

Si usted tiene niveles en el extremo inferior de la escala, se puede requerir hospitalización para hidratación, infusiones amnióticas, etc.

Si usted comienza el trabajo de parto y ha conocido una AFI anormal, esté preparada para que se le pida que vaya al hospital inmediatamente.

2. ¿Existen tratamientos posibles?

Desafortunadamente, no hay muchos tratamientos efectivos para el oligohidramnios o polihidramnios. Por lo general, se maneja de manera conservadora, como se mencionó anteriormente.

Tenga la seguridad de que si su ecografista tiene alguna preocupación durante sus chequeos de rutina, ellos saben qué hacer. Trabajando en estrecha colaboración con su médico, seguro que harán todo lo posible para mantenerle a usted y a su panecillo en el horno a salvo.

3. ¿Cuáles Son las Señales de Fuga de Líquido?

Probablemente te dirán: “No te asustes, lo sabrás cuando ocurra”. El hecho es que muchas madres, y no sólo las madres primerizas, no saben qué esperar en absoluto.

El principal signo de pérdida de líquido es un chorro o goteo constante y continuo de agua inodora, clara o de color pajizo. La mayoría de las mujeres tienen el síntoma del goteo en lugar de un gran chorro de líquido.

Si sospecha que hay pérdida de fluidos:

  • Escriba la hora en que ocurrió.
  • Trate de adivinar cuánto líquido ve (como un vaso lleno).
  • Tome nota de si se trata de una fuga continua, o de pequeños trozos a la vez.
  • Eche un vistazo al aspecto del líquido.
  • Póngase una almohadilla para monitorear fácilmente el líquido.
  • Llame a su médico. Esto necesita ser revisado.
  • No introduzca nada en la vagina.

Tenga en cuenta que, si se confirma una fuga de líquido, su trabajo de parto puede comenzar en cualquier momento (12). De hecho, la mayoría de los médicos indican que usted puede necesitar inducir el parto debido al riesgo de infección.

Conclusión

Desde el momento en que estás embarazada hasta el momento en que das a luz, sin duda te preocuparás por cualquier eventualidad. Leer demasiado sobre los riesgos en el embarazo puede volverte loca. Si tiene alguna preocupación, nunca tenga miedo de hablar con su obstetra o partera, quien con gusto le tranquilizará.

Recuerde, si a usted le diagnostican polihidramnios u oligohidramnios, usted puede manejar la afección, pero no curarla.

El líquido amniótico que se escapa sale continuamente. La orina sólo sale cuando se ríe, tose o estornuda, y no es constante.

Póngase en contacto con su proveedor de salud si necesita tranquilidad, incluso si termina avergonzado. Es mejor estar seguro después de todo!

No te olvides de ver nuestros leggins para embarazadas

Deja un comentario