Los beneficios de la danza para los niños: cómo el estar suelto beneficia a nuestros niños

¿Has notado que a los niños les encanta bailar? La creatividad y la autoexpresión son vitales para el bienestar de su hijo, y el baile es una forma divertida de conseguir que su hijo sea activo.

Bailar tiene muchos pros, desde la aptitud física hasta el aumento de la confianza y la creatividad. ¿Pero cómo lo fomentas?

Su hijo no tiene que convertirse en un maestro de la danza, pero hay demasiadas ventajas para ignorarlas. Aquí está cómo hacer que su hijo coseche los beneficios de la danza.

¿Está disminuyendo la educación en danza?

No soy bailarina, pero sigo siendo creativa, y tengo experiencia de primera mano en una escuela sin programas artísticos. ¿Por qué el arte ha pasado a un segundo plano en la educación pública? No es sólo para aquellos que quieren sobresalir en él, sino para todos.

Piensa en el baile específicamente. Seguramente usted, asumiendo que no es un profesional, ha ido a bailar unas cuantas veces. Bailar es algo que literalmente todo el mundo puede hacer.

Su hijo puede bailar por diversión. Si a su hijo le gusta el baile como una actividad en la escuela, es probable que sea algo casual. Incluso en la mayoría de los estudios de danza, las clases de baile se pueden tomar sólo por diversión.

Aunque su hijo se dedique a la danza como una habilidad académica, competitiva o profesional, no significa que vaya a dedicar su vida a la danza. No es diferente de cualquier otra asignatura obligatoria en la escuela.

Es como enseñar ciencias a los niños, aunque no estén destinados a seguir una carrera científica. El arte tiene un valor innato y debería ser tan importante como otras materias sociales, científicas o prácticas.

Nuestro sistema escolar se basa en la desafortunada creencia de que el arte de la actuación no tiene lugar en la vida de los niños. Pero en el mundo actual, con YouTube, auto-publicación, plataformas independientes, y medios sociales, varias formas de arte están en alza.

Entonces, ¿por qué parecen estar en declive en la educación? Se han hecho numerosos estudios sobre la danza y su impacto en los estudiantes de las escuelas públicas. Uno de estos estudios afirma que la danza no puede ni siquiera estar suficientemente representada en las evaluaciones nacionales debido a la falta de información sobre su progreso (1).

Todavía hay esperanza. Los influenciadores están promoviendo la danza en las escuelas, y la evidencia es flagrante. La danza no sólo mantiene a su hijo en forma física, sino que también puede mejorar sus calificaciones, su comportamiento y su salud mental (2).

Piensa en ello como un deporte

No estamos diciendo que su hijo tenga que bailar profesionalmente. Piense en ello como si fuera un deporte. No todos los niños que participan en el atletismo terminarán en las Olimpiadas, pero aún así los animamos a participar.

El baile es el mismo. Queremos enfatizar que a diferencia de otras formas de arte, la danza es una actividad física. Está a punto de ver los muchos beneficios que ofrece a su hijo (3).

Beneficios físicos de la danza

Ahora puede entender que la danza es tanto un ejercicio como un arte. Echemos un vistazo a sus beneficios para la salud.

  1. Promueve el desarrollo neurológico: Cuando un niño disfruta de la música y aprende a bailar a su ritmo, estimula su cerebro. Esto mejora sus capacidades cognitivas, así como su salud neurológica (4).
  2. El baile mantiene a tu hijo en forma: Su hijo puede mejorar su resistencia, su vigor y su energía bailando. También fomenta la fuerza y el desarrollo muscular. No olvidemos que es una actividad cardiovascular, por lo que también mantiene sus corazones sanos. Como es expresivo, puede ser una excelente solución para los niños que tienen aversión al ejercicio.
  3. El baile mejora la flexibilidad: Sólo mira a las bailarinas. Su hijo no tiene que convertirse en contorsionista, pero el baile puede hacerlas más flexibles. La flexibilidad puede disminuir las posibilidades de lesiones. También le da un mayor rango de movimiento y mejora el flujo sanguíneo a sus músculos (5).
  4. Su hijo se llevará mejor: Bailar es excelente para su columna vertebral. A los bailarines se les enseña a controlar sus cuerpos para soportar óptimamente su propio peso. Si su hijo aprende a bailar, su postura mejorará. No se encorvará y su espalda, hombros, cuello y huesos se beneficiarán.
  5. Mejora el equilibrio: En línea con lo anterior, bailar también te da mejor equilibrio. Una vez que aprendes a sostenerte correctamente, toda tu postura mejora. Esto te mantiene centrado, y también es necesario para tus músculos y tu espalda. Si tienes más gracia, eres menos propenso a los accidentes y a las lesiones.
  6. Se desarrolla la conciencia espacial: De la misma manera, la danza enseña el razonamiento espacial, algo a lo que no todos los niños están acostumbrados. Cuando bailas, aprendes a medir el espacio a tu alrededor. También funciona en tu juicio y en tu conciencia.
  7. El baile es rítmico: Puedes pensar que el ritmo es algo que simplemente sientes o disfrutas, pero tener una sensación de ello puede mejorar tu salud en general. Al igual que con la música, mejora tu razonamiento cognitivo, lo que a su vez fortalece tu cerebro (6). También te ayuda a mantenerte relajado, y mejora tu salud mental.
  8. Es una liberación: Bailar requiere energía. Su hijo no debería estar bailando hasta el punto del agotamiento, pero es una salida para la hiperactividad reprimida. Esto también puede mejorar su sueño, su concentración y su rutina.

Beneficios mentales de la danza

A menudo, si su condición física mejora, su salud mental también se fortalece. Un cuerpo fuerte hace que sea más fácil tener una mente fuerte. Veamos las ventajas psicológicas de la danza.

  1. El baile aumenta la confianza: Esto es pan comido. Si su hijo es bienvenido en un grupo y se le permite brillar, se sentirá bien. El baile permite que su hijo tome la delantera. Se acostumbrará al público y su autoestima aumentará. Esto puede ayudarles en otras áreas, como hablar en público o actuar.
  2. Apreciación del arte: Es lógico que si su hijo practica un arte, su comprensión del arte en sí mismo mejorará. Esto amplía su conocimiento y sus gustos. Los niños estarán expuestos a muchos estilos de música y culturas diferentes en la danza.
  3. Mantendrá a su hijo motivado e inspirado: Como con cualquier otro deporte o actividad, su hijo aprenderá a perseverar. Una cosa que a menudo se pasa por alto es que la danza le enseñará a su hijo a aprender de sus errores y a seguir adelante. Esto en sí mismo es un refuerzo de la confianza.
  4. Buenos hábitos: El baile se basa en la rutina. Su hijo aprenderá a ser puntual, a cumplir con sus compromisos y a practicar. Hay otras habilidades de la vida que también se enseñan, como seguir instrucciones, cooperación y preparación. También aprenderá a ser dedicado, y tomará una actitud de “trabaja duro, juega duro”.
  5. La danza refuerza la capacidad cognitiva: He tocado esto en los beneficios físicos, pero estos son rasgos mentales también. La danza puede fortalecer la concentración, la memoria y el reconocimiento de patrones de su hijo. Incluso puede enseñar a resolver problemas y a innovar. Una vez que su hijo se sienta lo suficientemente cómodo para experimentar, probablemente empezará a coreografiar sus propias piezas.
  6. Puede mejorar la comunicación: Con todos los beneficios cognitivos de la danza, combinados con el aumento de la confianza, su hijo mejorará la comunicación. La danza es una forma de autoexpresión y de contar historias. Estas habilidades se traducirán en otras áreas de sus vidas, como el habla.
  7. La danza es creativa: Aquí hay otra que no tengo que explicar. La danza es un arte. Si su hijo participa en ella, estimulará su creatividad. A los bailarines siempre se les anima a practicar el estilo libre. Cuando su hijo aprenda a expresarse como individuo, su creatividad se convertirá en una fuerza a tener en cuenta.

Beneficios emocionales de la danza

Está todo conectado. Si su hijo tiene un cuerpo fuerte que puede albergar una mente fuerte, experimentará el mundo de manera diferente. Recuerden que estamos hablando de arte, algo que siempre se ha considerado emocional, si no espiritual.

  1. La autoestima ha mejorado: Piense en cómo esto puede mejorar la autoconciencia de su hijo. Si tienen algo de lo que sentirse orgullosos, se querrán más a sí mismos. Esto podría ser incluso un método importante para combatir la intimidación, la depresión, la ansiedad y el trauma. La danza también enseña empatía, que tiene el potencial de reducir estos problemas aún más (7).
  2. El baile es divertido: Suena cursi, pero ¿no preferirías que tu hijo fuera a una clase de baile en vez de perderse delante de la tele? ¿O caer con la gente equivocada? Los niños no quieren aburrirse. El baile puede mejorar el estado de ánimo de su hijo.
  3. Se hace hincapié en el lenguaje corporal: La danza puede (y lo hará) fortalecer la capacidad de su hijo para comunicarse de forma no verbal. No sólo mejorará su lenguaje corporal, sino que también aprenderá a leer mejor a los demás. Esta es una habilidad valiosa para la vida.
  4. Es una salida emocional: Todo el mundo necesita algo en lo que pueda verter sus sentimientos. La danza sirve como un desahogo para las necesidades emocionales de su hijo. Bailar es catártico. Puede regular en gran medida el comportamiento de su hijo, así como sus sentimientos. Al hacerlo, libera el estrés y la frustración acumulada.
  5. El baile puede mantener a su hijo en el camino: Cualquier pasatiempo o actividad puede darle más sentido a la vida de su hijo. La motivación o el deseo de sobresalir les dará un sentido de propósito. Recuerde que aunque su hijo no tenga que dedicarse a la danza profesionalmente, le abrirá una puerta de oportunidades si quiere hacerlo. En pocas palabras, les da algo por lo que trabajar.

Beneficios sociales de la danza

Como el baile es casi siempre una actividad de grupo, la conciencia social de su hijo también aumentará. Las escuelas públicas son notorias por invocar la división entre los jóvenes. La danza puede ayudar a combatir eso.

  1. Es una actividad social: El baile fomenta la socialización. Las clases de baile no son típicamente uno a uno. Su hijo tendrá la oportunidad de hacer nuevos amigos. Esto le dará un lugar para encajar y sentirse conectado con los demás. El baile nos enseña a sincronizarnos, lo que también promueve la empatía.
  2. Hay trabajo de equipo involucrado: Esto significa que todos tienen un papel que desempeñar en una actuación o rutina, y esto fomentará un sentido de trabajo en equipo y cooperación. Cuando no es serio o profesional, el baile no es competitivo. Cada uno tiene su lugar y forma una parte importante de un panorama más amplio (8).
  3. La danza puede enseñar respeto y comprensión: La danza no discrimina. Su hijo será presentado a otros de todas las clases sociales. Aprenderán más sobre la sociedad y la igualdad. Como también hay un elemento de contacto físico seguro y estructurado, se les enseñará a respetarse mutuamente. Incluso podrían aprender sobre diferentes géneros, identidades y sexualidades.

Beneficios Académicos de la Danza

Has visto cómo la danza mejora el bienestar físico, psicológico, emocional y social de un niño. Ahora podemos ver cómo se unen para beneficiar su rendimiento académico (9).

  1. Es una práctica: Todo lo que su hijo aprende en una clase de baile, desde la disciplina hasta la rutina y el respeto, se puede aplicar en un aula. Esta es una gran ventaja. Si aprenden cronometraje, dedicación y disciplina, por ejemplo, sus notas podrían mejorar. La danza los inspira a trabajar más duro, lo que seguramente se reflejará en su escolaridad.
  2. Construye el carácter: Si el baile le enseña a su hijo un mejor comportamiento y confianza, esto también se mostrará en su escolarización. Estarán más relajados, confiados y extrovertidos. También aprenderá a seguir instrucciones, a respetarse a sí mismo, a sus compañeros y a tener autoridad. Su comportamiento mejorará, y se convertirán en mejores personas.
  3. Es una habilidad: No olvides que la clase de baile es académica en sí misma. Su hijo está aprendiendo y creciendo y desarrollando una nueva habilidad o talento. Si lo disfrutan, tal vez descubra que lo perseguirán con seriedad. Es una carrera tan válida como cualquier otra, y hay muchas oportunidades para explorar.

Cómo empezar las lecciones de baile

No me sorprendería que te convenciera esta idea. Si es así, el siguiente paso es considerar cómo puede iniciar a su hijo en la danza.

La pregunta más importante que tendrá que responder es si su hijo quiere bailar o no. Como con cualquier otro tema, si se les obliga a participar en algo para lo que no tienen aptitud, les harás fracasar. La edad de su hijo también influye.

Nada le impedirá involucrar a su hijo pequeño en el baile como una actividad extracurricular o como algo tonto y divertido. Tenga en cuenta que algunas escuelas de baile no aceptan niños menores de 4 (10).

Esto es algo que depende totalmente de la escuela de baile, el estudio o el instructor. Algunas clases acogerán a niños más jóvenes, otras no. Tendrá que hacer una investigación para la clase que ha seleccionado, para asegurarse de que su hijo será aceptado allí.

Dicho esto, los niños de todas las edades pueden disfrutar y beneficiarse del baile (11).

Cómo hacer que los niños se interesen por el baile

Recuerde no forzarlo, puede hacer que su hijo sea infeliz. Estos métodos pueden utilizarse tanto si su hijo ya muestra interés como si aún no se le ha enseñado a bailar como hobby (12).

  1. Incorporar la danza en su rutina: Así como su hijo ha designado horas para jugar, dormir siestas, o incluso la televisión, puede crear una rutina para el baile y la creatividad. No tiene que hacerlo todos los días, pero esta es quizás la forma más simple de hacerlos empezar.
  2. Promételo: El estímulo de tu parte llegará muy lejos. Cuando su hijo baile, hágale un cumplido. Explíqueles que pueden tomar clases de baile y enséñeles cómo funcionará. Trátelos como a una estrella de rock, y puede que se conviertan en una. Este estímulo podría motivarlos a buscar más.
  3. Involúcrate: Esto puede funcionar mejor con los niños más pequeños, pero les encantará si los invitas a bailar contigo. Estoy seguro de que has tenido un momento así. Nada más que pura diversión, y una cosa más que tu hijo tiene que ver contigo. Toma la delantera.
  4. Expóngalos a ello: Tal vez sea tan simple como mostrarles lo que los profesionales pueden hacer. Están obligados a pensar que es genial, y tal vez quieran probarlo ellos mismos. Esto también se puede lograr exponiéndolos a la música y dejando que su bailarín interior salga de forma natural.

Elegir una clase, elegir un estudio

Te lo harás más fácil si investigas lo que está disponible cerca de ti antes de tomar una decisión. A partir de ahí, querrá considerar los intereses, objetivos y personalidad de su hijo.

Tenga en cuenta que los diferentes estilos también pueden afectar a su presupuesto. El ballet, por ejemplo, necesita un equipo especializado (zapatos y un uniforme estándar, por ejemplo). Cada escuela tendrá sus propios requisitos, reglas o sistema.

No tengas miedo de hacer preguntas. ¿Tendrá su hijo que hacer una audición? Si es así, ¿serán capaces de manejar el proceso de audición, y lidiar con posibles rechazos?

¿La clase aceptará su edad o incluso su tipo de cuerpo? Puede ser un tema controvertido, pero muchas escuelas de danza buscan bailarines potenciales con tipos de cuerpo ideales. Algunas de ellas, particularmente en ballet, son exteriormente estrictas con la apariencia de sus estudiantes.

También querrás saber cuál es el propósito de la escuela de baile que has elegido. ¿Es de nivel, competitiva o recreativa?

Tener una idea clara de lo que quiere que su hijo saque de la clase le facilitará la elección de un estudio. Aún así, el tipo de baile es el factor más importante y debe encajar con la personalidad de su hijo.

¿Qué estilo debería hacer su hijo?

Hay innumerables formularios aquí, así que tendrás que hacer tu propia investigación. Empieza con el tipo de danza y trabaja a partir de ahí. Puedes elegir entre ellas:

  • Clásico o tradicional: Como el ballet, o danzas culturales (españolas, africanas, incluso el baile en línea). Estos requerirán dedicación, pero con el ballet especialmente, podría establecer una carrera profesional. El ballet comienza típicamente alrededor de los 4 años de edad.
  • Contemporáneo o moderno: Esto incluye estilos de estilo libre, danza interpretativa, breakdance y hip-hop. A menudo popular entre los estudiantes de primaria.
  • Tap y jazz: Esto podría requerir una personalidad específica. Pero estos dos son estilos excelentes para aquellos que no están interesados en el ballet o la danza moderna. Genial para principiantes y preescolares.
  • Salón de baile: Baile social de salón de baile al estilo americano, que es genial para los niños y los padres que no quieren la presión de la competencia, sino todas las ventajas del baile más la ventaja de aprender la etiqueta social. Esto es bueno para los niños más pequeños, especialmente los chicos antes de que empiecen a tener conciencia del sexo opuesto.
  • Acrobático: Para los niños más atléticos que también desean bailar competitivamente. Esto puede requerir más dedicación que otras formas de baile, pero enseñará un inmenso conjunto de habilidades. Los niños mayores son los más adecuados.
  • Baile en grupo: Si no quiere que su hijo tome una clase, tal vez pueda organizar un grupo de baile. Estos suelen ser autogestionados, y hay un gran mercado de entretenimiento para ello. Encontrará diferentes rangos de edad con los equipos.

Formas de apoyar a su hijo bailarín

Hasta ahora, hemos cubierto cómo introducir a su hijo en el baile. No olvidemos que el baile podría ser ya la pasión de su hijo. De cualquier manera, si su hijo persigue el baile, usted querrá estar ahí en cada paso del camino.

Apoyar a tu hijo bailarín no es diferente de apoyar a un atleta, o a un prodigio académico. Mientras usted esté ahí para ellos, su hijo lo apreciará. Tomar interés significa para ellos más de lo que pueden expresar.

Quieres que tu hijo esté tan orgulloso de sí mismo como tú. Aquí hay algunas maneras simples, pero efectivas, de mostrarle a su hijo que usted está ahí para él.

  • Mostrar interés genuino: Comunique a su hijo cómo van sus lecciones. ¿Cómo los hace sentir? ¿Qué es lo que esperan? ¿Qué es algo nuevo que han aprendido? Incluso puede solicitar demostraciones u ofrecerse a ayudar en lo que pueda. Documentar sus progresos en un álbum, un álbum de recortes o un diario es una idea encantadora.
  • Concéntrate en sus puntos fuertes: Tendrás que hacer todo lo posible para desalentar la rivalidad y otros hábitos poco saludables. Más bien ayúdalos a mantenerse enfocados en su propio éxito. Hágales saber que usted está orgulloso sin importar lo que pase y que no tienen ninguna razón para compararse con los demás. Un poco de competencia puede ser gratificante, pero asegúrese de que no se lleve demasiado lejos.
  • Ayúdalos a establecer metas saludables: Aunque estarás orgulloso de ellos, y harás bien en hacérselo saber, es tu responsabilidad mantenerlos con los pies en la tierra. Ayúdales a planear lo que están haciendo, y muéstrales el camino para alcanzar sus metas. Si se les deja a su aire, podrían aflojar o exagerar. Mantén las cosas realistas y manejables.
  • Confía en tus instructores: Tú eres el padre, no el maestro. Deje que el instructor de su hijo haga lo que mejor sabe hacer. Obviamente, si hay un problema flagrante, no se quede atrás y observe. Pero recuerde su lugar. Motive a su hijo, pero no asuma el papel de líder. Ese es el trabajo del instructor.
  • Enseñar responsabilidad: Intenta no ser demasiado comprensivo. Sé que es contraintuitivo, pero cualquier hobby, habilidad, deporte o forma de arte le enseñará a su hijo que no son perfectos. En lugar de darle a su hijo falsas esperanzas de que no puede hacer nada malo, anímelo a aprender de sus errores y a trabajar en ellos.
  • Sé un buen deportista: Sea amable con los compañeros de clase de su hijo y otros padres. No quiere enseñarle a su hijo a ser mezquino, celoso o grosero. Aunque otros niños se desempeñen mejor, muestre respeto extendiendo sus felicitaciones. Usted (y su hijo) se beneficiarán de ello.
  • No seas una “mamá de baile” (o papá): Nunca pongas demasiada presión sobre tu hijo. Podrías destruir algo bueno. El baile será sólo una parte de la vida de su hijo, así que no deje que su deseo de verlos triunfar se escape con usted. Permítales que persigan otros intereses y que mantengan sus estudios en el camino correcto.
  • Sé un padre orgulloso: Como he dicho, nada significa más para tu hijo que tu manutención. Si estás entusiasmado con su talento, ellos también lo estarán. Háganles saber, abiertamente, que disfrutan viéndolos. Incluso puedes recompensarlos después de los espectáculos, recitales o competiciones. Dígales que están haciendo un trabajo fantástico, y que lo dicen en serio. Muestra sus certificados, no los dejes de lado.
  • Estén presentes: Haga un esfuerzo para ver a su hijo ensayar, actuar o competir. Ofrézcase como voluntario cuando pueda. No sea ese padre vergonzoso que aparece con una camiseta con su cara, pero anímelo. Les encantará.
  • Haga tiempo para el baile de su hijo: Más allá de estar presente e involucrado, tiene que hacer tiempo para su hijo. Si le piden ayuda, o quieren mostrar un nuevo movimiento, demuéstrele que usted está ahí.
  • ¡Diviértete! El baile puede ser algo serio. Enseñará valores importantes, y hay una oportunidad de hacerse grande en él. Nunca dejes que eso controle por qué tu hijo baila. Lo más importante es que los haga sentir bien. Permítales que se diviertan, y diviértase con ellos.

Happy Feet

Lo diré otra vez: cualquiera puede bailar. Es innato en todos nosotros, ya sea en una fiesta cuando nadie está mirando, o académico. Es una práctica poderosa que tiene mucho potencial para liberar la habilidad y la felicidad de su hijo, así que ¿por qué no darle una oportunidad?

A menudo se pasa por alto el baile. A menos que estemos pensando en las bailarinas, no es tan venerado como otras formas de arte como la pintura o el canto. Pero los beneficios no pueden ser exagerados.

La vida entera de su hijo puede ser mejorada participando en el baile. Espero que lo considere, por su bien.

¿Es usted, o su hijo, un bailarín? ¿Qué otros beneficios se le ocurren? Estoy feliz de escuchar sus historias y comentarios.

Deja un comentario