El bebé está aquí, la leche no: Qué hacer si no hay leche materna después del parto

¿Está usted embarazada y tiene la intención de amamantar a su nuevo bebé? ¿Le preocupa no tener leche materna después del parto? Aunque no es común, puede suceder.

No tener suficiente leche materna después del nacimiento para alimentar a su nuevo bebé puede ser desalentador, especialmente cuando ha estado esperando ese vínculo especial entre la madre y el bebé de la lactancia. Establecer sus expectativas y darse cuenta de por qué su leche no es inmediatamente solicitada puede tranquilizar su mente.

Puede tardar unos días o incluso semanas para que la leche esté disponible a petición de su bebé. Veamos algunas de las razones por las que la producción de leche puede retrasarse, y lo que usted puede hacer al respecto.

¿Qué estimula la producción de leche materna?

A lo largo de todo el embarazo, las hormonas han estado corriendo desenfrenadamente por tu cuerpo. Entre ellas se encuentran la prolactina, el cortisol, la oxitocina y la insulina, todas ellas implicadas en la producción de leche materna. A la mezcla se le agregan estrógeno y progesterona, que ayudan a evitar que se produzca leche hasta que se necesite.

Cada una de estas hormonas tiene un papel individual. Estas son:

  • Prolactina: Si bien está presente en todas las mujeres, embarazadas o no, durante el embarazo los niveles aumentan enormemente. Estimula el tejido mamario para crecer y prepararse para producir leche. Cuando un bebé succiona, los niveles de prolactina en la sangre aumentan y los alvéolos producen leche (1).
  • Cortisol e insulina: Ambas hormonas contribuyen al suministro de leche materna.
  • Oxitocina: Es la hormona que hace que la leche fluya, ya sea antes o durante una sesión de alimentación. A veces se la llama “decepción”, y responde a la succión, al llanto del bebé o incluso al pensamiento en su bebé.
  • Progesterona: A lo largo del embarazo, la progesterona impide que se produzca leche en los pechos. Después del nacimiento, los niveles de esta hormona bajan rápidamente y desencadenan la producción de leche.
  • Estrógeno: Esta hormona regula e inhibe la prolactina durante el embarazo. Una vez que el bebé nace y los altos niveles de esta hormona del embarazo disminuyen, entonces la prolactina puede hacer su trabajo (2).

Toma alrededor de 30 a 40 horas después del nacimiento y la separación de la placenta para que los niveles de progesterona y estrógeno bajen.

¿Cuándo comienza la producción de leche?

A los pocos días de nacer su pequeño, puede que note que sus pechos empiezan a sentirse llenos. Esta es tu leche entrando. Sucede como resultado de los cambios hormonales que hemos mencionado, la disminución de estrógeno y progesterona y el aumento de la prolactina.

Durante los primeros días después del parto, el pecho produce una primera leche cremosa y rica, llamada calostro.

Este superalimento para bebés proporciona al recién nacido toda la nutrición que necesita para los primeros días de vida. También ayuda a reforzar su sistema inmunológico y los protege contra los bichos con los que ahora tienen contacto fuera del útero (3).

Piensa en el calostro en cucharaditas, no en onzas. Es espeso, casi gelatinoso cuando se expresa. Su bebé sólo necesitará pequeños trozos a la vez, pero los necesitará a menudo.

Headshot of Michelle Roth, BA, IBCLCAproximadamente de dos a cinco días después del nacimiento, el calostro comienza a mezclarse con la leche madura, lo que se denomina leche de transición. Esto ayuda a que el estómago de su bebé se prepare para tomar más leche a medida que su estómago crece. Por lo general, después de unos días o una semana, la leche entrará.

Pueden pasar de siete a diez días antes de que la leche llegue completamente. La leche de transición puede parecer blanquecina con algo de amarillo mezclado, pero con el tiempo se verá delgada, blanca o incluso azulada.

¿Por qué no llega mi leche?

La lactancia materna se considera la mejor opción nutricional para un recién nacido. Cuando no tienes suficiente leche materna después del nacimiento, puedes sentir que te falta dar a tu bebé el comienzo que necesita. Para empezar, la mayoría de las mujeres producen calostro y algo de leche, aunque sea escasa.

Hay muchas razones que pueden contribuir a un retraso en la producción de leche. Vale la pena señalar que sólo porque tu leche se retrase no significa que no vaya a suceder en absoluto. Puede que sólo tome un poco más de tiempo.

Causas médicas de la falta de leche

Hay varias razones por las que no se producirá leche o se retrasará. Veamos algunas de ellas.

1. Desequilibrios hormonales

Hay algunas causas por las que las hormonas de tu cuerpo están fuera de control. Estas incluyen:

Diabetes o diabetes gestacional

La diabetes se produce cuando el cuerpo no produce suficiente insulina (Tipo 1) o no puede utilizarla correctamente (Tipo 2). También existe un tipo de diabetes que sólo se produce en el embarazo, llamada diabetes gestacional.

Como la insulina juega un papel en la producción de leche materna, los cambios en su disponibilidad pueden afectar a su suministro de leche. Esto no sucederá con todas las madres que tienen diabetes. El control cuidadoso de los niveles de azúcar e insulina en la sangre debería ayudar a regular el suministro de leche (4).

Condiciones asociadas a la glándula pituitaria

La glándula pituitaria es responsable de producir tanto oxitocina como prolactina. Estas son dos de las principales hormonas necesarias para la producción de leche. Si esta glándula es poco activa (hipopituitaria), entonces el suministro de leche puede ser tardío o inexistente.

Muchas cosas pueden afectar la función de esta importante glándula. Entre ellas se encuentran los tumores, los accidentes cerebrovasculares y la pérdida de sangre durante el parto (síndrome de Sheehan) (5).

Problemas de tiroides

La tiroides es una pequeña glándula con forma de mariposa en la garganta. Es responsable de la producción de dos hormonas, la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3). Estas hormonas son importantes para las funciones normales y el crecimiento del cuerpo, y también para la lactancia.

Si esta glándula es poco o demasiado activa, puede interferir con el suministro de leche. Puede causar sobreproducción, subproducción o fluctuación de la cantidad de leche producida. La buena noticia es que esto puede ser controlado con medicación, incluso cuando se está amamantando (6).

2. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden afectar al momento en que se produce la leche materna y a su cantidad. Uno de ellos es la medicación anticonceptiva que se toma en las primeras semanas después del parto. Lo mejor es consultar con su proveedor médico sobre cualquier medicamento que esté tomando y la probabilidad de que afecten a su suministro de leche (7).

Algunas hierbas también pueden interferir con el suministro de leche, especialmente el perejil, la menta, la salvia y la menta verde. Por lo tanto, tenga en cuenta cualquier medicina herbaria que tome (8).

3. Quistes de ovarios en gestación

Son quistes que se pueden formar durante el embarazo y producen un alto nivel de testosterona. Esto puede suprimir la producción de leche materna, lo que significa que no tienes suficiente leche materna después del nacimiento.

Estos quistes suelen resolverse por sí solos en tres o cuatro semanas, permitiendo un suministro de leche normal. Es mejor bombear durante todo este tiempo para estimular la entrada de la leche (9).

4. Obesidad

El sobrepeso puede tener un impacto negativo en la respuesta de la prolactina en el cuerpo cuando el bebé succiona. Esto podría retrasar el inicio de la producción de leche (10).

La obesidad también puede contribuir a la diabetes o al hipertiroidismo, que ya hemos mencionado.

5. Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)

El síndrome poliquístico de ovario afecta a los niveles hormonales en aproximadamente el 15 por ciento de las mujeres. Causa altos niveles de hormonas masculinas, períodos irregulares y quistes en los ovarios. También interfiere con la producción de todas las hormonas que ayudan a producir la leche materna.

Si el síndrome poliquístico de ovario puede ser la razón por la que su suministro de leche es bajo, su médico tratará los desequilibrios hormonales subyacentes.

6. 6. Cirugía de mama previa

Las mujeres pueden someterse a una cirugía de mama por muchas razones. Tal vez te han puesto implantes para el aumento, una reducción de tamaño, o una tumorectomía, mastectomía o biopsia.

Todos ellos tienen el potencial de interferir con el tejido mamario y la areola. Esto puede significar que también interfieren con la producción de leche materna (11).

Consideraciones sobre el nacimiento para el retraso de la lactancia

Dar a luz puede ser traumático para cualquier madre. Sin embargo, puede serlo más para algunas que para otras.

Algunos factores que rodean el nacimiento de su pequeño pueden llevar a una insuficiencia de leche materna después del nacimiento. Entre ellos se incluyen:

  • Un parto traumático o estresante: Un parto largo, dificultad para sacar al bebé, o intervenciones médicas como fórceps, ventosa/vacío, o una cirugía de cesárea, pueden aumentar las hormonas del estrés. Estas hormonas pueden retrasar el inicio de la lactancia, lo que significa que la leche se retrasa (12).
  • Líquidos intravenosos durante el parto: Grandes cantidades de líquido administrado por vía intravenosa durante el parto pueden hacer que los senos se hinchen y se vuelvan dolorosos. Puede dificultar que el bebé se agarre y se alimente, además de ser incómodo para la madre. Puede reducir la cantidad de leche materna disponible inmediatamente después del parto y puede hacer que la madre deje de amamantar (13).
  • El síndrome de Sheehan: Una pérdida de más de una pinta de sangre puede dañar la glándula pituitaria. Esto impide que las hormonas necesarias para la producción de leche señalen a los senos que deben lactar. Afortunadamente, en el mundo desarrollado, esta condición es rara (14).
  • Placenta retenida: Aunque no es un problema común, es posible que no toda la placenta sea liberada después del nacimiento. La placenta produce estrógeno y progesterona durante el embarazo para evitar que produzca leche antes de que se necesite. Como resultado, la disminución de estas hormonas que indican la producción de prolactina no ocurre, y es posible que tengas poca o ninguna leche materna (15).
  • Alivio del dolor durante el parto: Los medicamentos que se administran para eliminar parte del dolor asociado con el parto pueden retrasar la llegada de la leche, y también pueden hacer que el bebé se duerma durante los primeros días, cuando la succión es esencial para aumentar el suministro de leche (16).
  • Daño nervioso o espinal: El daño a los nervios que señalan la liberación de hormonas de la lactancia, o el daño a las vértebras de la columna vertebral puede afectar la bajada de la leche (17).
  • Nacimiento prematuro: A lo largo de su embarazo, sus pechos han estado preparando las glándulas mamarias para prepararse para alimentar a su bebé. Cuando un bebé nace prematuramente, es posible que sus senos no estén listos para producir un suministro completo de leche. La buena noticia es que con la administración es probable que pueda producir leche para su bebé para cuando esté listo para mamar (18).
  • Bebés pesados: Las madres primerizas que tienen bebés con un peso superior a la media al nacer pueden experimentar un retraso en su producción de leche (19).
  • Edad: Las mamás de 35 años o más podrían descubrir que la producción de su leche materna se retrasa. Esto puede ser por unos pocos días o unas pocas semanas.

Soluciones a la no leche materna

Puede que te sientas molesto o decepcionado por no recibir la leche, pero es importante que no dejes que esto te afecte. Esto sólo le causará estrés y ansiedad, lo que puede retrasar aún más la llegada de la leche. En su lugar, pida consejo a su profesional de la salud o a un asesor de lactancia lo antes posible.

A pesar de tus sentimientos, tu bebé debe recibir la nutrición que necesita. Hasta que su suministro de leche esté en pleno desarrollo, es posible que necesite complementarse con leche de fórmula o leche de donante.

Los signos de que su bebé podría no estar tomando suficiente leche son la pérdida de peso, la ictericia o la deshidratación. Puede que no haya cambios en el meconio oscuro y que las evacuaciones intestinales disminuyan. Lo más probable es que su bebé esté irritable y quisquilloso, que pase mucho tiempo en el pecho y que parezca tener hambre después de comer.

La producción de leche materna es una situación de oferta y demanda. Cuanta más leche se demande, más oferta habrá. Para ayudar a aumentar el suministro de leche, puedes (20):

  • Exprima la leche materna a mano con regularidad, incluso si sólo le salen unas pocas gotas al principio. Cuanto más se extraiga, más probable es que aumente el suministro.
  • Asegúrese de que su bebé esté bien sujeto al pecho y que se esté alimentando. Su equipo de atención médica podrá aconsejarle al respecto.
  • Masajea tus pechos durante la alimentación para estimular la bajada de leche.
  • Asegúrese de ofrecerle a su bebé ambos pechos en cada toma. El uso de un solo pecho puede causar una falta de producción de leche en el que no se usa.
  • Asegúrese de tener mucho contacto piel a piel con su bebé, ya que esto puede estimular la producción de leche.
  • No le dé un chupete a su bebé hasta que su suministro de leche esté bien establecido.

Sigue intentándolo

La lactancia materna crea un vínculo especial entre una madre y su bebé. Cuando la leche materna no llega como se espera, puede causar preocupación.

La posibilidad de no tener suficiente leche materna después del nacimiento o de no tener nada de leche materna es extremadamente rara y hay médicos y especialistas en lactancia que pueden ayudar. Asegúrese de consultar a alguien lo antes posible si tiene alguna preocupación.

¿Disfrutó de nuestra guía de no tomar leche materna después del parto? Si lo encontró útil e informativo, o si tiene alguna otra pregunta, por favor déjenos un comentario abajo, nos encantaría saber de usted. Y por favor, comparta este artículo con otras madres que crea que pueden beneficiarse de él.

Deja un comentario