Cómo mantener a su hijo pequeño en su cuna (6 estrategias sólidas)

¿Su hijo pequeño está peligrosamente cerca de escapar de su cuna? ¿O tal vez ya lo ha hecho y se ha caído al suelo?

Es una lucha que muchos padres enfrentan una vez que sus hijos llegan a una cierta edad – ¡sólo mantener a ese niño en su cama!

Antes de rendirse y cambiar a una cama para niños pequeños prematuramente, asegúrese de evitar las prácticas comunes que alientan e incluso ayudan a los niños pequeños en sus ambiciosas fugas de la cuna.

Como cualquier otro comportamiento, la escalada de cunas es un hábito que puede ser atrapado y corregido con paciencia y un poco de ayuda.

Cuándo usar la cama de un niño pequeño

Muchos padres se lanzan a poner a sus hijos pequeños en una gran cama cuando hacen esa primera caída aterradora de la cuna, o incluso cuando empiezan a mostrar signos de intentar su gran escape.

Puede parecer una buena idea al principio, pero en realidad se recomienda que un niño pequeño se quede en una cuna hasta los 3 años. Esperar hasta esta edad ayuda a promover hábitos positivos de sueño, y ayudará a enseñar a su hijo a quedarse en la cama.

Un problema al que se enfrentan muchos padres al meter a su hijo pequeño en una cama más grande es que se hace más difícil mantener a un niño curioso contenido.

Las camas más grandes son mucho más fáciles de escapar – esto hace que enseñar buenos hábitos de sueño sea mucho más difícil.

1. Véalo como una lección

Es clave recordar que los niños que empiezan a trepar desde sus cunas no son conscientes de que lo que hacen está mal.

Los comportamientos y hábitos pueden ser cambiados con los métodos de enseñanza correctos, aunque puede ser frustrante cuando a las 3 a.m. se rueda por ahí, y tu pequeño todavía está tratando de saltar desde lo alto de la barandilla como un luchador profesional.

Abordar el tema desde el principio y continuar corrigiendo su comportamiento funciona en la mayoría de los casos, y su hijo debería aprender a permanecer en su lugar de descanso designado bastante rápido.

2. Construir una rutina para dormir

Permanecer en la cuna ayuda a establecer rutinas y hábitos familiares a la hora de dormir que se llevarán de la cuna a la cama. Es un momento difícil en muchos hogares porque los niños no siempre entienden lo que significa una cama nueva y por qué tienen que dormir en ella.

Si se atiene a un lugar familiar de descanso y seguridad, puede implementar un programa que ayude a facilitar el traslado de su hijo pequeño a una cama más adelante.

Una vez que se haya introducido con éxito una rutina para acostarse, puedes empezar a hablar con tu hijo pequeño sobre la posibilidad de tener su primera cama para niños grandes. Si los entusiasmas con antelación, la transición será más fácil.

Consejo para la hora de dormir

Hacer que la compra o la introducción de su nueva cama para niños pequeños sea una recompensa por su buen comportamiento en la cama. A muchos niños pequeños les encanta la idea de sentirse grandes y crecidos, así que exagera el cambio de una manera positiva y optimista.

¿Cómo mantengo a mi hijo pequeño en la cuna?

Así que has tomado la decisión de esperar a romper la cama del niño y tirar a tu pequeño para un bucle, pero todavía necesitas equiparte con las herramientas para sobrevivir a la temida fase de escalada.

A riesgo de sonar como un experto en tecnología que pregunta si ya lo has “apagado y vuelto a encender”, quiero recordarte que hagas un par de cambios esenciales para ayudar a evitar que los escaladores tengan éxito en su misión.

Cuando empiece a notar que su hijo empieza a salir de la cuna, asegúrese de que ha comprobado estas cosas:

  • Ajustes del colchón: En muchas cunas, los colchones pueden ser movidos más arriba o más abajo. Ponga el colchón de su hijo pequeño tan bajo como pueda para evitar que salga. Hágalo tan pronto como empiecen a pararse.
  • Quita los juguetes y las almohadas: Los niños no deben tener almohadas o juguetes en sus cunas durante el primer año para ayudar a reducir la posibilidad de SMSL. Incluso después del primer año, mantenga la cuna de su hijo desnudo, o podrá crear escalones para salir del desorden (1).
  • Ponga el extremo inferior contra la pared: Algunas cunas tienen un lado más bajo que el otro. Si este es su caso, asegúrese de que este lado inferior esté empujado contra la pared para que su hijo no tenga una ruta de escape más fácil.
  • Separa a tus hijos: Si eres un hogar con muchos niños, un hermano bien intencionado y aburrido podría ser el cómplice de la fuga de tu hijo. Separar a tus hijos – para dormir – también proporcionará menos distracciones, ¡así que ambos se dormirán más fácilmente también!

4 maneras de cambiar el comportamiento de escalada

¿Ha pasado las medidas preventivas iniciales y aún así encuentra a su hijo pequeño dando todo de sí para escapar de la cuna? ¡No te desesperes! Hay muchas maneras de empezar a cambiar los comportamientos y fomentar una mentalidad positiva y obediente hacia el sueño.

Para soluciones rápidas, prueba uno o todos estos consejos para los niños hambrientos de aventuras.

1. Ajustar su hora de dormir

A medida que los niños pequeños crecen en su siguiente etapa de desarrollo, entre las edades de 1 a 3 años, su reloj interno también cambia. Al igual que los niños mayores, la necesidad natural de un niño de dormir se ajusta. Su niño inquieto puede ser el resultado de haberse acostado demasiado temprano (¡o de haber dormido la siesta!).

Intente documentar cuándo se duerme su hijo pequeño, en lugar de cuándo se le pone en la cuna y ajuste su horario para reflejar su reloj biológico. Luego puede ajustar gradualmente estos tiempos en incrementos de 10 minutos cada noche, después de que haya establecido una buena rutina para la hora de acostarse y haya aprendido a quedarse quieto.

Por otro lado, puede que estés acostando a tu hijo demasiado tarde. Los niños malhumorados y exhaustos que están más allá de su límite tendrán más dificultades para dormirse, y exhiben un comportamiento obstinado para reflejar eso.

Se sugiere que la hora de acostarse entre las 7:30 p.m. y las 8:30 p.m. funciona mejor, dependiendo del propio reloj interno de su hijo (2).

2. Pruebe un saco de dormir para niños pequeños

Hemos aprendido todo sobre los beneficios de envolver a nuestros bebés, pero ¿ha considerado extender la práctica de una manera que sea adecuada para los niños pequeños?

Presentar un saco de dormir para niños pequeños a un ávido escalador puede ayudarles a aprender que lo que están haciendo está mal, impedirles que escalen y proporcionarles una comodidad adicional.

Comprenda lo que significa el saco de dormir con su hijo poniéndoselo en la misma parte de su rutina de dormir cada noche. Cuando los vistas con él, se darán cuenta de que es una señal para la hora de dormir y la relajación.

Busque en su tienda de bebés local o en línea para opciones seguras y suaves!

3. Sólo usa la cuna para dormir

A veces es tentador acudir a la cuna como medio de castigo o de juego. Poner al niño en la cuna cuando no es hora de dormir le da una idea equivocada de su propósito, y puede hacer que le resulte más difícil entender por qué tiene que quedarse dentro por la noche.

Los niños asocian sus sentimientos con los lugares muy fácilmente, así que si tiene un niño pequeño molesto, manténgalo fuera de la cuna hasta que se haya calmado.

Al hacer de la cuna un lugar para dormir y sólo dormir, los estás preparando para una firme comprensión y una asociación positiva con su área designada para la hora de dormir. ¿La mejor parte? Cuando los mueves a una cama para niños pequeños, ¡este comportamiento se transmitirá!

Más información Young baby in a travel cribLas mejores cunas de viaje del 2020

3. Devolver al niño a la cuna en silencio

A veces, los niños pequeños siguen saliendo de su cuna para llamar la atención del cuidador. Al devolver al niño pequeño en silencio a la cuna, disminuirá la probabilidad de que el niño pequeño haga otras cosas aparte de dormir.

6 Métodos si tienes un escalador

Antes de darse el gusto de hacer algo agradable después de que su hijo pequeño se quede en la cuna, asegúrese de estar preparada para una recaída en el comportamiento. ¡Una vez que se es escalador, siempre se es escalador!

La seguridad debe mantenerse incluso después de que su hijo pequeño parezca haber cambiado su comportamiento de escalada.

1. A prueba de bebés toda la casa

Si tienes un experto escapista para un niño, no te engañes pensando que se quedarán en sus habitaciones tranquilamente si se suben de la cuna. Tu pequeño Houdini puede tener acceso a toda la casa, así que es importante que esté a prueba de niños, incluso después de que el niño se haya dormido.

Las puertas de los bebés deben estar levantadas, las tapas de los enchufes puestas, y cualquier cosa dañina debe estar al alcance de su hijo.

Más Sobre Este Tema Safety plastic lock on cabinet for child protection¿Cuáles son las mejores cerraduras de gabinete para la protección de bebés?

2. Mantener limpio el cuarto del niño

No sólo debe minimizar el desorden en su cuna, tanto por razones de seguridad como para evitar que salgan, sino que también debe mantener limpia la zona alrededor de la cuna. ¡Los niños pequeños son curiosos! Tienen un instinto natural para explorar y se sentirán atraídos por las cosas que se dejan fuera.

Tener los juguetes guardados y fuera de la vista presentará menos tentaciones para su niño. También los mantiene seguros en caso de que se escapen y empiecen a jugar mientras la casa duerme.

3. Continúe usando un monitor de bebé

Invertir en un buen monitor de vídeo para bebés es una de las compras más importantes que debe considerar hacer como padre, incluso antes de que su hijo pequeño decida lanzarse sobre la barandilla de la cuna.

Vigilando sus acciones antes de que se duerman, puedes ser diligente y proactivo para detener su comportamiento, mientras que también eliminas los riesgos de caerse antes de que ocurra.

Claro, sabemos que todas las mamás tienen los ojos en la nuca, pero los monitores de bebés son el fantástico respaldo de todas las mamás.

Puede que también te gusten los mejores monitores de audio para bebés que te ayuden a mantenerte conectado.

4. Usar los protectores del pomo de la puerta

Para los padres de cualquier persona menor de 2 años, los protectores de perilla son un regalo. Al impedir el acceso a ciertas habitaciones – o mantener a un niño pequeño en una, como su guardería – durante la noche, se reduce el riesgo de acceso a otros peligros si el niño pequeño desafía todo esfuerzo realizado para mantenerlo dentro de la cuna.

Si su hijo pequeño todavía no se queda en la cuna, puede que sea el momento de trasladarlo a una cama para niños pequeños y ver si ofrece alguna mejora. La transición es diferente para cada niño, pero si se lo explicas a tu hijo y le enseñas este nuevo cambio en su rutina de dormir, se adaptará rápidamente.

A algunos niños pequeños les va mejor en la cama, así que la mejor persona para tomar esta decisión es la que mejor los conoce, ¡esa eres tú, mamá!

5. Considere una cama para niños como último recurso

Si tiene un niño pequeño que sigue trepando fuera de la cama a pesar de utilizar todos los métodos que se mencionan en este artículo, considere la posibilidad de cambiar a una cama para niños pequeños, suponiendo que el niño tenga al menos 18 meses de edad (3). En este vídeo se pueden utilizar estrategias para mantener al niño en la cama.

6. Anime a los niños pequeños a tranquilizarse con el método de la extinción (ignorar)

Si tiene un niño pequeño que no puede dormirse, considere la posibilidad del insomnio infantil. Los niños pequeños que tienen problemas para dormirse antes de los 2 años de edad a menudo tienen problemas para calmarse a sí mismos. Si su niño pequeño está tratando de llamar su atención o de exigirle algo a la hora de dormir, ignórelo. Puede parecer difícil al principio, pero es una manera eficaz de enseñar al niño pequeño a calmarse a sí mismo para facilitarle el sueño (4).

Cómo hacer más fácil la hora de dormir

Si tu familia es como la mía, sabrás que la noche puede ser el mayor estrés del día. Desde actitudes irritables hasta luchadores de fuerte voluntad que odian la hora de acostarse, hacer que todo el mundo se arrope sano y salvo puede ser un gran dolor, especialmente si ya estás cansado.

Además, tienes todo un día de desorden para preocuparte por la limpieza y un vaso de vino que necesita atención desesperadamente.

Facilitar la hora de acostarse debería ser una prioridad, especialmente para los niños de 3 años o menos. Establecer una rutina sencilla lo antes posible hará que las transiciones y cambios futuros sean mucho más suaves, dándole también un mejor sueño.

Empieza por atenerte a un horario, aunque supliquen y supliquen estar 10 minutos más despiertos. Elegir tus batallas es importante, pero la hora de dormir debería ser un momento al que toda la familia se apegue. Los niños aman y necesitan la rutina, ¡incluso si no quieren que lo sepas!

Haga que sus hijos se entusiasmen con la hora de dormir incluyendo una o dos actividades divertidas reservadas para la siesta o la noche, como la lectura, y hábleles de verdad. Utiliza juegos, canciones e incluso recompensas para fomentar una actitud positiva hacia la hora de acostarse.

¿Tuvo éxito?

¿Cómo evitó que su hijo pequeño escapara de su cuna? ¿Tiene preguntas o pensamientos? Comparta con nosotros sus experiencias con los escapistas y embaucadores en los comentarios de abajo!

Entonces, pasa este artículo a cualquier madre con un mago en ciernes, que necesita saber que mantener a su hijo pequeño en una cuna de forma segura durante los primeros 3 años es posible!

Deja un comentario