Cómo hacer que su hijo pequeño se emocione al mudarse a la espantosa cama de niño grande

¿Se acerca rápidamente el día de la transición de la cuna a la cama? ¿Te estresas por las historias que has escuchado de tus amigos y familiares? No te preocupes – hacer esta transición puede ser una brisa si eres paciente y persistente!

Todos los niños pequeños llegan a un punto en el que la cuna ya no les sirve. ¿Están comenzando a planear grandes esquemas de escape de su espacio confinado? Sí, es hora de que se instalen en una “cama para niños grandes”.

¿Cuándo debe hacer la transición?

Su hijo confía en la rutina y naturalmente se resiste al cambio. Saber el momento adecuado para presentarle una nueva cama a su hijo es la clave de esta aventura. Traerla demasiado pronto podría asustarlos, pero esperar demasiado tiempo puede ser un peligro si están empezando a escapar de su cuna y potencialmente se lastiman a sí mismos. Si ha ajustado el colchón de la cuna a la posición más baja posible y su hijo pequeño puede salir de la cuna, es hora de hacer la transición a una cama para niños pequeños.

Alrededor de los 18-24 meses, probablemente empezarás a ver señales de que tu bebé está listo para ir a la cama (1). Una vez que sea lo suficientemente alto y curioso para empezar a probar la seguridad de su cuna, tendrás que actuar rápido. La regla general es hacer la transición tan pronto como empiecen a trepar, pero como no todos los niños son artistas naturales del escape, es posible que necesites algunas pistas más.

Confíe en los instintos

¡Nadie conoce a su hijo mejor que usted! Si tienen alrededor de 24 meses y aún no muestran signos de escaparse, empieza una conversación con ellos sobre una nueva cama para niños grandes. Evalúa sus reacciones, y sigue desde ahí.

Por qué los niños luchan contra la cama grande

Entender de dónde viene su hijo puede ser extremadamente difícil, incluso en los mejores momentos. Su apego a la cuna puede parecer irracional para nuestras mentes adultas desarrolladas, pero para un niño, es algo muy importante.

Crecer puede ser un proceso aterrador. Sin querer presionamos a nuestros hijos para que crezcan rápido, y algunos niños se aferran a ciertas cosas como su forma de mantenerse firmes y sentirse seguros.

¿Sabes esa pequeña manta o juguete que no se te permite lavar? Piensa en su cuna de la misma manera – es su espacio para descansar, estar seguro, encontrar confort, y es lo que han sabido desde siempre. Quitarles eso de repente puede ser algo muy confuso para los niños pequeños.

¿Qué tan rápido debe hacer la transición?

Es tentador apresurarse en la transición de la cuna a la cama con su niño pequeño, especialmente si se está escapando de la cuna o tiene otro bebé en camino. Desafortunadamente, apresurarse es uno de los mayores errores que puedes cometer durante este tiempo.

Retroceda, tómese su tiempo y sea extremadamente sensible a la lucha de su hijo. El estrés y el agotamiento pueden hacer que le resulte más difícil aceptar su resistencia, lo cual es comprensible, pero cada vez que pierde los estribos, da un paso atrás.

Los niños percibirán cuando algo es forzado y se resistirán a ello. Su frustración o la necesidad de una transición rápida no les ayudará a resolver su comportamiento más rápido. En su lugar, manténgalo positivo y relajado.

Cuanto más vea su hijo esta nueva aventura como algo seguro y completamente normal, más rápido se adaptará a ella. Eso puede significar que pases tiempo en su habitación junto a la cama nueva durante una o dos semanas, pero es sólo una de esas “cosas de mamá” a las que también terminamos adaptándonos.

Tengan paciencia

No hay una duración “promedio” para el tiempo que le toma a los niños la transición. Algunos pueden hacerlo sin problemas, mientras que otros tardan un mes en llegar a la meta. Cualquier cosa que su hijo haga está bien, ¡y asegúrese de que lo sepa!

3 Problemas que enfrentan los niños en la transición

No todas las madres se enfrentan a una crisis nocturna cuando es hora de dormir en la cama nueva, pero pueden experimentar algunos otros problemas.

Cada niño es diferente y se comportará de forma distinta, así que entender en qué área encuentras problemas puede ayudarte a encontrar las mejores soluciones.

1. Resistiendo la cama

Cada vez que mencionas la divertida perspectiva de una nueva cama, eres recibido con un firme no . ¿Qué haces si ni siquiera puedes hacer que la bola ruede?

Los niños pequeños que retroceden desde el principio necesitan más tiempo para acostumbrarse a la idea. Esta es su forma de rechazar el cambio, y puede ser por miedo o por un malentendido de por qué necesitan hacer el cambio en absoluto.

Puedes experimentar resistencia incluso a través de múltiples métodos. Si has agotado todas las sugerencias, sólo apégate a lo que funcione mejor y tómate tu tiempo con ello.

2. Dejando la cama

A menudo, si llevas a tu hijo a la cama con seguridad y felizmente la noche anterior, tendrás un despertar sorpresa a la mañana siguiente. O en medio de la noche. O múltiples sorpresas a lo largo de la noche.

Algunos niños pequeños ven su cama no como un cambio aterrador para temer, sino como una nueva búsqueda para conquistar. Se llevarán bien a la cama, al menos un poco, pero no se quedarán en ella por mucho tiempo. Este comportamiento podría ser el resultado de la confusión o de la simple curiosidad.

Piensan que su cuna es un lugar para dormir, así que puede que aún no asocien esa acción con su cama. Se encontrarán constantemente caminando con ellos de vuelta a su cama o siendo despertados por su niño pequeño en medio de la noche.

Este es el escenario más común que escucho de los padres durante el proceso de transición… Ya sea que el niño pequeño aún no esté acostumbrado a la idea de una cama diferente o que tenga algún tipo de miedo, termina en la habitación y la cama de los padres en medio de la noche. Si el padre o la madre se despierta, recomiendo que se vuelva a poner al niño en la cama de los niños pequeños. Por supuesto, esto sólo es posible si el padre o la madre se despierta y no duerme durante la intrusión.

3. Despertar en medio de la noche

La preocupación que su hijo pequeño pueda sentir por su nueva cama podría afectar su capacidad para dormir, permanecer dormido o calmarse a sí mismo si se despierta en medio de la noche (2). Las nuevas y extrañas condiciones de sueño pueden ser sorprendentes para un niño medio despierto, por lo que es posible que lo encuentre entrando y despertando a todas horas durante esta transición.

Para una mami cansada, esto es lo último que quieres experimentar, especialmente a las 2 a.m. cuando tu paciencia es inexistente. Lidiaste con esto hace meses cuando el pequeño era un recién nacido, ¡y no estás ansiosa por empezar de nuevo!

4. Nuevo hogar o cambio reciente en el entorno de sueño

Incluso si la transición inicial a una cama para niños pequeños ha sido perfecta, a menudo veo un cambio en la aceptación de la nueva cama en situaciones en las que la familia se traslada a un nuevo hogar. Estar en un nuevo entorno puede ser inquietante para el niño pequeño, ya que le hace sentirse inseguro mientras está en la cama.

También veo una regresión después de unas vacaciones familiares con una estancia en un hotel o una habitación compartida en la casa de un amigo o familiar. Puede llevar varias semanas de ánimo para que esta regresión se resuelva.

5 Consejos de transición de expertos

Has aprendido todo sobre el cuándo, el por qué y el qué. ¿Estás listo para el cómo ?

Encontrar la mejor manera de hacer la transición será diferente de una familia a otra, pero estos pequeños trucos son cosas que nos ayudaron a mí, a mis amigos y a mi familia a convencer a innumerables niños de que se acostaran en nuevas camas. La AAP ofrece los siguientes consejos.

1. Mantén las cosas familiares

Tenga en cuenta lo mucho que su hijo confía en que las cosas se mantengan iguales día a día. Los niños pequeños a esta edad están orientados a la rutina, así que cuando se pasa de la cuna, deje todo lo demás igual.

Mantener la cama en el mismo lugar que la cuna, dejar el resto de la habitación igual y asegurar siempre la presencia de animales de peluche ayudará a facilitar la transición de su hijo.

2. Paso a paso

Si estás tratando de hacer la transición a la cama, tal vez el entrenamiento para ir al baño no sea algo bueno para empezar al mismo tiempo. Sobrecargar a tu pequeño con demasiadas cosas nuevas y cambios a los que está acostumbrado hará que todo lo que intentes hacer sea diez veces más difícil.

Mantén las cosas tranquilas y familiares durante el cambio, e introduce nuevos elementos paso a paso. La paciencia es una virtud aquí, así que si necesitas un descanso, haz que alguien más se encargue por una noche.

3. Dejemos que ellos tomen la decisión

Déle cantidades razonables de control a su hijo pequeño mientras navegan juntos por esta situación . Si no se están lanzando rutinariamente fuera de la cuna, déjelos dictar cuán rápido se mueven con la introducción de la cama.

Dejar que su hijo elija la cama, o al menos las sábanas y las fundas de almohada, puede ser muy útil. Hacerla suya les animará a encontrar el deseo de dormir allí, especialmente si usted sigue hablando de ello como algo sobre lo que tienen control.

4. Empieza con la hora de la siesta

Si tiene un niño pequeño particularmente resistente, o tal vez uno que se despierta durante la noche con frecuencia, reduzca y sólo pase la hora de la siesta en la cama. Negociar con ideas como “si hoy tomas tu siesta aquí, puedes dormir en la cuna esta noche” hará esta parte más fácil, y se acostumbrarán a la cama.

También puedes empezar a acostarte en la cama y moverte a la cuna para dormir de verdad. Acostarse en la cama de niño grande y acostumbrarse a ella es crucial para un niño que está tomando tiempo para adaptarse.

5. ¡Lee muchos libros!

Estoy casi seguro de que todos los niños pequeños aman los libros. A todos mis hijos les gustaban, y esta fue la principal forma en que conseguí que se metieran en su cama y se quedaran allí. Este es un gran método para usar porque puedes combinar un poco de todas estas sugerencias juntas.

Déjalos que elijan sus libros y les lean mientras se relajan en su nueva cama. Puedes tomarlo con calma y mantener las cosas familiarizadas con sus libros favoritos, e incluso empezar a usarlo como motivador, diciéndoles “Un libro más SI te quedas aquí más tiempo”.

3 libros sobre camas para niños grandes

La lectura tiene muchos beneficios, pero uno de los más grandes es que puedes encontrar libros que explican la transición mejor que tú.

Estas tres historias para niños ayudan a enseñar la importancia de una cama grande para niños mientras la normalizan y los animan a dar el salto.

1. Tu propia cama grande por Rita Bergstein

El texto relajante y las ilustraciones de tono fresco presentan la transición de una manera natural y relajada que ayuda al niño a encontrar la paz con la confusión y el miedo persistente. El libro está bellamente escrito y es uno de mis favoritos.

2. Suficientemente grande para una cama en Plaza Sésamo

¿Qué puede hacer que algo parezca menos aterrador que ver a un personaje familiar y querido pasar por lo mismo y tener éxito? Elmo hace el mismo viaje que su hijo en este rápido y sencillo libro para acercarlos a la aceptación.

3. Big Bed For Giraffe de Michael Dahl

Este optimista y rápido libro de pizarra te lleva a una rápida aventura de una jirafa en crecimiento que necesita una gran cama. Ayuda a su hijo a ver la razón de este cambio, y es una forma divertida de compararlo con su animal favorito.

Escapando de la cama

Como mencioné antes, los niños pequeños que se escapan son uno de los mayores problemas en la transición de la cuna a la cama. Puede ocurrir a cualquier hora de la noche o de la mañana, y puede ocurrir sólo una o varias veces. También pueden frustrarse mucho, lo que puede complicar las cosas.

Si tienes un hijo que se escapa de la cama, es importante recordar que esto pasará, y podría ser peor. Sólo tienes que ser diligente en mantener a tu hijo cómodo en su cama.

Otra opción es retroceder un poco en la transición. Si tienen ataques horribles y se niegan a quedarse en la cama, podría ser porque simplemente no están listos para este tipo de cambio todavía. Dale un respiro durante una semana, y vuelve a intentarlo más tarde.

¡También hay un libro para esta situación! La Chica que se levantó de la cama enseña a los niños la importancia de no levantarse de la cama, y los motiva a llegar más rápido a la tierra de los sueños.

La clave del éxito

La paciencia y la persistencia son las dos herramientas que necesitarás para llevar a tu hijo pequeño a su nueva cama. Con un poco de luz sobre las razones de su comportamiento y nuevas herramientas añadidas a su arsenal para manejar el problema, ¡ya está todo listo!

Deja un comentario