Cómo elegir el mejor preescolar para sus hijos (10 beneficios)

¿Debería inscribir a su hijo en el preescolar? Esta es una pregunta a la que muchos padres sienten la presión de responder y actuar a medida que sus hijos crecen. La elección de poner a los niños en el preescolar o renunciar a todo el asunto es una que provoca acalorados debates.

Cada opción tiene sus méritos y cualquiera que elija, sabemos que tiene los intereses de su hijo en el corazón.

Escoger un preescolar no es fácil. Como padres, debemos considerar cuidadosamente nuestra elección para enseñar a nuestros hijos a amar, no a despreciar, la escuela.

¿Necesitan los niños el preescolar?

El período entre el nacimiento y los 8 años de edad es posiblemente el más crucial en la vida de su hijo. Durante estos años de formación, las experiencias que su hijo atraviesa moldean su cerebro, su capacidad de aprender, de sentir empatía y de socializar.

También dicta cómo responden al estrés o a las situaciones difíciles. Exponer a su hijo a oportunidades de aprendizaje temprano antes de los 5 años de edad le da una clara ventaja sobre los demás (1).

El preescolar es una de esas oportunidades. Proporciona un ambiente para que su hijo aprenda a través del juego, para recibir disciplina positiva y forjar amistades.

56% Aumento de la matrícula

Cada vez más padres están empezando a apreciar el papel que juega el preescolar en el desarrollo general de sus hijos. El Centro Nacional de Estadísticas Educativas produjo un informe en 2017 para apoyar esta afirmación. El número de niños de 3 a 5 años inscritos en programas preescolares de día completo aumentó al 56 por ciento en 2017. Esto es un aumento del 47 por ciento en 2000 (2).

Aunque las cifras y los hechos no mienten, varios factores pueden hacer que un padre o una madre opten por no asistir al preescolar de su hijo.

El alto costo de la vida junto con el costo adicional de la educación preescolar privada es una de esas razones. En un escenario en el que la familia lucha por mantenerse a flote, el preescolar pasa a un segundo plano.

Otros padres se preocupan por institucionalizar a sus hijos demasiado pronto. Les preocupa que el currículo preescolar de hoy en día esté orientado al rendimiento académico. Que su hijo sabrá el abecedario pero tendrá poca creatividad o imaginación.

Por supuesto, hay preescolares que se concentran en los logros académicos, que no es lo que estamos defendiendo aquí. Pero, entonces, ahí es donde usted como padre entra en juego.

Consejo rápido

Al elegir un preescolar, el más cercano a su casa o el más barato puede no ser el mejor. Necesitarás hacer algunos deberes para asegurarte de que ofrece un plan de estudios apropiado.

Asistir a un preescolar puede ser la diferencia entre un estudiante exitoso y uno que siempre está jugando a ponerse al día.

Beneficios del preescolar

Benefits of Preschool for Kids

Se dice que los niños son como esponjas, absorben mucha información gracias en parte a su naturaleza curiosa. En el preescolar, los niños no sólo aprenden a contar mejor o a reconocer formas y colores o a leer.

Se están metiendo en una atmósfera que les anima a desarrollarse emocional y socialmente. Estos son algunos de los principales beneficios de inscribir a su hijo en el preescolar.

1. Interacción social

Todos hemos visto a ese niño que le quita un juguete a otro niño y se produce una pelea. A menos que se diga lo contrario, este comportamiento continuará y puede afectar la capacidad del niño para interactuar con otros.

En el preescolar, sus hijos aprenderán a compartir juguetes, a cooperar con otros niños y a turnarse para hacer cosas. Participarán en actividades diseñadas para ayudar a desarrollar estas habilidades (3).

Muchos padres harán todo lo posible para fomentar las citas de juego con otras madres y niños de forma regular. Sin embargo, esto no significa necesariamente que los niños aprendan a tener interacciones sociales positivas.

2. Exposición a la diversidad

En una sociedad multicultural como la nuestra, abrazar la diversidad es importante para el bienestar de nuestra sociedad. A medida que los niños crecen, se dan cuenta de que no todos se parecen a sus padres. No todos hablan el mismo idioma o se comportan de la misma manera.

A menos que se les enseñe que la diversidad es parte de la vida, los niños pueden rehuir a las personas “extrañas”. En el preescolar, los niños se encuentran con niños y adultos de otros ámbitos de la vida de forma regular.

Esta continua interacción enseña a los niños a apreciar y abrazar a los demás sin importar sus diferencias culturales. Se sienten cómodos con personas que no son exactamente como ellos. Esto planta semillas positivas de tolerancia y cohesión (4).

3. Aprenden responsabilidad y autosuficiencia

En el preescolar, los niños aprenden a cuidar de sus propias cosas y de las de otros estudiantes. Las lecciones que mamá les ha enseñado sobre cómo guardar los juguetes y libros cuando no se usan se refuerzan en el preescolar.

En las escuelas Montessori, por ejemplo, se enseña a los niños a cuidarse a sí mismos para que dependan menos de sus padres. Las actividades cotidianas como cepillarse los dientes, usar el baño o vestirse son algunas de las cosas en las que se centran (5).

4. Aprende a seguir las instrucciones de otros adultos

Esto es clave para cualquier niño en crecimiento y es algo que se llevan con ellos en la edad adulta. Asistir a un preescolar muestra rápidamente a su hijo que hay otras figuras de autoridad cuyas instrucciones deben ser seguidas.

También aprenden la causa y el efecto. Cuando haces lo que te dicen, hay un resultado positivo. Cuando no lo haces, habrá un resultado negativo.

Aprender a respetar a los adultos ayuda a moldear su comportamiento de forma positiva.

5. Trabajo en equipo

Muchas actividades preescolares giran en torno al trabajo en equipo. Los niños son emparejados y trabajan juntos hacia un objetivo común. Durante estas sesiones, los niños intercambian ideas, respetan las opiniones de los demás y resuelven problemas juntos.

Les ayuda a comprender la importancia de trabajar con otros para alcanzar un objetivo compartido. Se convierten en mejores oyentes y comunicadores. Obtienen un sentido de pertenencia que puede aumentar su confianza en sí mismos (6).

6. El tiempo de juego mantiene a los niños activos

Hoy en día, muchos niños prefieren pasar el tiempo viendo la televisión o en línea, lo que les quita tiempo que deberían haber pasado jugando, estudiando o incluso durmiendo. La Academia Americana de Pediatría recomienda limitar el tiempo de pantalla para los niños de 2 a 5 años a una hora por día (7).

Si bien esto es bueno para la salud general de su hijo, puede ser difícil de implementar en algunas situaciones. Enviar a su hijo al preescolar puede ayudar a resolver el problema ya que tienen programas que mantendrán a los niños ocupados la mayor parte del día.

7. Los niños aprenden modales

¿Alguna vez te has encontrado con un niño que se pone a la cola porque no sabe lo que hace o porque puede? No estamos insinuando de ninguna manera que los niños que no asisten al preescolar son maleducados, pero el preescolar puede ayudar a cortar este hábito de raíz.

Como padre, sé que todos nos esforzamos por asegurar que nuestros hijos sean bien educados. Aún así, es fácil pasar por alto algunas cosas.

El entorno estructurado de un preescolar ayuda a inculcar buenos modales en los niños. Los niños aprenden a hacer cola, compartir, esperar su turno y cómo comportarse. También ven lo que se siente al recibir a otro niño que tiene malos modales, lo que puede ayudar a convencerlos de que no quieren ser así.

8. Inculca el amor por el aprendizaje

Las actividades preescolares están diseñadas para que el aprendizaje sea divertido, emocionante e interactivo. Exploran nuevos conceptos y reciben respuestas a sus preguntas. Los programas preescolares alimentan la curiosidad de su hijo y hacen que vuelva a por más.

Además, las investigaciones muestran que los niños que se inscriben en un preescolar de buena calidad tienen más probabilidades de graduarse de la escuela secundaria (8). Cuando los niños disfrutan del aprendizaje desde una edad temprana, se minimizan los encarcelamientos, el absentismo escolar y otras dificultades de la adolescencia también.

9. Mejora la concentración y fomenta la imaginación

Todos sabemos lo difícil que es para los niños quedarse quietos más de un par de minutos. El entorno preescolar y tener un profesor como figura de autoridad ayudará a mejorar su capacidad para concentrarse en hacer una cosa durante varios minutos.

Además, las actividades preescolares como las artes creativas, los bloques y las obras dramáticas que a menudo se realizan en grupo ayudan a desarrollar la imaginación de su hijo.

10. Mejora la motricidad fina y la coordinación mano-ojo

Actividades como aplaudir, pegar, construir bloques, sostener crayones o vestirse ayudan a desarrollar las habilidades motoras finas del niño.

Colorear o dibujar requiere que el niño use sus ojos para seguir las acciones de sus manos. A medida que se vuelven más independientes, cosas como abotonarse o desabotonarse o atarse los cordones de los zapatos ayudan a afinar la coordinación ojo-mano (9).

Tipo de preescolar

Types of Preschool

Si nunca has prestado atención a los preescolares antes, puedes encontrarte inundado de nombres que presentan filosofías diferentes. Algunos de los nombres pueden ser familiares, mientras que otros serán nuevos para ti. ¿Cómo se elige uno?

En términos generales, tienes el modelo basado en el juego (o el modelo centrado en el niño) y el modelo académico. Mientras que cada preescolar puede tener su propia filosofía y características únicas, la mayoría de ellos están centrados en el niño.

En los preescolares centrados en los niños, los niños aprenden a través del juego con los maestros que los guían a lo largo del camino. Los niños juegan un papel activo e incluso pueden tomar la iniciativa en el proceso de aprendizaje.

Por el contrario, los modelos académicos se basan en programas dictados por el profesor. Los niños adoptan un enfoque más pasivo y siguen las instrucciones. El aprendizaje se mide a través de los resultados de los exámenes, las calificaciones y la competencia (10).

Al final, tanto el modelo lúdico como el académico preparan a los niños para la siguiente fase educativa de sus vidas: el jardín de infancia.

Cabe señalar que los modelos centrados en el juego tienen diferentes filosofías. Es importante revisar cada una de ellas para asegurarse de que entiendes lo que ofrecen.

1. Montessori

Este modelo de aprendizaje es popular en todo el mundo. Fue iniciado por María Montessori con el niño como centro de atención. Hay quienes no consideran a Montessori como académica debido a su diferente enfoque de la educación y su estructura.

En este modelo, los maestros actúan como guías de aprendizaje para los niños que aprenden a su propio ritmo. Fomenta la autodisciplina y la motivación intrínseca.

Se pone mucho énfasis en la creatividad, el aprendizaje práctico y la naturaleza. Su objetivo es desarrollar el carácter del niño, las habilidades prácticas de la vida, los sentidos y la capacidad académica (11).

2. Waldorf

Este programa combina el aprendizaje creativo y la estructura en un aula de edades mixtas. Los niños aprenden a través de actividades basadas en el juego y tienen rutinas regulares como la clase de arte o la música.

Este modelo pone un énfasis considerable en la creatividad así como en el exterior. Comparado con otros tipos de preescolares, no encontrará ninguna calificación, tarea o examen de ningún tipo.

3. Reggio Emilia

En este modelo, el aprendizaje se produce a través de la exploración de ideas así como de actividades basadas en proyectos. A lo largo del año, el aprendizaje de su hijo se documenta a través de videos, fotos y observaciones. El objetivo es convertirlos en buenos ciudadanos.

Para que un niño aprenda cómo crecen las plantas, las lecciones pueden incorporar la jardinería. Los niños trabajarán juntos en el proyecto y en el proceso también aprenderán sobre la nutrición que recibimos de los alimentos.

No hay un plan de estudios ni formación de profesores en el modelo. Esto se debe a que Reggio Emilia no es un método establecido, sino más bien una educación teórica y práctica.

4. HighScope

Este programa es popular en los programas comunitarios y se centra en el aprendizaje académico basado en la investigación del desarrollo infantil. Proporciona experiencias planificadas en lectura, matemáticas y ciencias.

5. Basado en el juego

Este modelo puede inspirarse en los modelos Montessori y Waldorf. Se centra en hacer que los niños participen en actividades apropiadas para su edad como juegos no estructurados, cuentos en grupo, actividades académicas y actividades temáticas (12).

6. Cooperativa de padres

Una cooperativa de preescolar es ideal para los padres que quieren tener una participación directa en la experiencia escolar de su hijo. Puede seguir cualquiera de las filosofías anteriores o combinar más de una filosofía. Su característica definitoria es que los padres juegan un papel importante en la escuela.

Este modelo es mucho más barato ya que los padres se encargan de algunas operaciones de la escuela. Pueden participar en el aula o en la preparación de los bocadillos o incluso sentarse en la pizarra.

Como padre, sabrá exactamente lo que su hijo está aprendiendo. Requiere mucho tiempo, así que puede que no funcione para todos.

Conocer la jerga

Es probable que encuentre diferentes términos utilizados para describir lo que ofrecen estas instituciones. Conocer la jerga despejará cualquier confusión que pueda surgir al buscar un buen preescolar. Estos son algunos de los términos comunes que se utilizan para describir los entornos preescolares (13):

  • Dirigido por un profesor: Aquí, los estudiantes siguen un horario preestablecido desarrollado por el profesor. Este horario cubre el plan de estudios y todas las demás actividades complementarias.
  • Centrado en el niño: En este escenario, los intereses de los niños determinan las actividades de la clase. A lo largo del día, el niño elige las actividades que le interesan.
  • Dirigido por niños: Este es un entorno iniciado por el niño donde el maestro espera a que el niño pida una nueva actividad. Se desarrolla sobre la teoría de que el aprendizaje ocurre mejor cuando el niño está interesado.
  • Cooperativa: Se trata de una empresa conjunta entre la escuela y los padres, donde estos últimos son llamados a ayudar en el funcionamiento del preescolar.
  • Basado en la fe: Estos programas son dirigidos por organizaciones religiosas como las iglesias de acuerdo con su fe.
  • Apropiado desde el punto de vista del desarrollo: Estos entornos proporcionan un plan de estudios y actividades que se basan en la edad del niño.
  • Pre-kindergarten (Pre-K): Se refiere a un programa al que los niños asisten el año anterior al jardín de infancia. Ofrece un entorno mucho más estructurado que un preescolar convencional.

¿Cuánto cuestan los preescolares?

El costo se determina por factores como la ubicación, la calidad de los servicios prestados y el tiempo que se pasa en el preescolar. Oscila entre 4.460 y 13.158 dólares al año o entre 372 y 1.100 dólares al mes (14) para los centros preescolares privados. Pero algunos programas preescolares que funcionan en los distritos escolares son gratuitos si el niño cumple con los requisitos.

Con los centros preescolares privados, puede que se vea obligado a pagar otros gastos como la solicitud, la inscripción o la reinscripción. Eso puede oscilar entre 50 y 100 dólares al año. Los libros y materiales para que los niños los usen pueden costar entre 200 y 500 dólares.

Además, si su hijo va a consumir un almuerzo escolar, eso le costará entre 30 y 100 dólares al mes. Además, el costo promedio de las excursiones u otros eventos cuesta entre 50 y 300 dólares.

Si opta por inscribir a su hijo en un preescolar cooperativo, puede que encuentre los costos mucho más baratos, ya que oscilan entre 250 y 1.000 dólares (15).

¿Qué hay de Headstart? Este programa preescolar federal está disponible para familias de bajos ingresos. Algunas familias cuyos ingresos superan el nivel de pobreza federal pueden calificar gratuitamente si cumplen con otros requisitos (16).

Cómo elegir un buen preescolar

How to Choose a Preschool

Buscar una buena escuela requerirá algo de tu aporte. Recuerde, sin embargo, que un buen preescolar es el que se siente bien para usted y su hijo. Aquí hay algunos consejos para encontrar uno.

1. Empezar temprano

Estoy seguro de que has oído hablar de los preescolares que tienen listas de espera de años. Algunos preescolares requieren que presente su solicitud el primer día de enero – más tarde y no podrá entrar. Puede tomar tanto tiempo como buscar una universidad.

Piense en buscar un preescolar antes de que su hijo necesite unirse a uno. Le dará tiempo suficiente para ir de compras y tal vez incluso para entrar en la lista de espera.

2. ¿Qué entorno preescolar funciona para ti?

El preescolar es más que edificios llamativos en un entorno hermoso. ¿Su filosofía está en línea con la personalidad de su hijo?

Algunos niños son pensadores independientes que pueden lograr mucho por sí mismos mientras que otros necesitan un pequeño empujón. Algunos prosperan en ambientes tranquilos y hay quienes prefieren interactuar con otros en un ambiente más ruidoso.

Además, ¿la filosofía de la escuela está en línea con tus ideales?

3. Distancia

La distancia es una consideración importante y querrás pensar en lo lejos que está el preescolar de la casa o el trabajo. Si su hijo asiste a unas cuantas clases un par de veces a la semana, averigüe la logística: quién lo dejará y lo recogerá y a qué hora.

Un preescolar que está lejos comerá en su tiempo y consumirá más gasolina. Necesitarás calcular estos gastos y ver si es algo con lo que puedes vivir.

4. Pregúntale a la gente

Una de las mejores maneras de encontrar un buen preescolar es pedir a otras personas que recomienden uno. Habla con amigos, familiares y otras madres de tu vecindario cuyos hijos asistan al preescolar y escucha sus experiencias.

También puedes ir a Internet y buscar en Google los centros preescolares cercanos. Cuando sea posible, lee las críticas en su sitio web y averigua lo que la gente dice de ellos.

5. Obtener el horario de la escuela

Pídele a los potenciales preescolares que compartan su agenda diaria contigo. Vea cómo es un día en la vida de estos preescolares.

¿Cómo son los horarios de las clases? ¿Cuánto tiempo dura cada clase? ¿Hay tiempo de juego al aire libre o siestas programadas?

Si no tienes claro algo, llama a la escuela y averígualo.

6. Programe una visita a la escuela

Llama al director de la escuela o al director y programa una visita. Es importante que visites todas las escuelas potenciales para establecer un par de cosas.

  • Que la escuela sigue las filosofías que afirma porque algunos preescolares no lo hacen. Quieres asegurarte de que estás recibiendo lo que pagas.
  • Que conozca y se sienta cómodo con el entorno en el que estará su hijo. Desconfíe de los administradores de la escuela que dudan en permitirle entrar en la escuela. Puede que tenga que tachar esas escuelas.

Lo ideal es que hagas la primera visita sola o con otro adulto para ayudarte a ser objetiva.

7. Observar el entorno escolar

Recorra todas las instalaciones de la escuela y preste atención a los baños. ¿Están limpios y son adecuados para los niños? Si hay un olor que te hace cosquillas en la nariz, entonces puede que tengas que salir de esa institución.

¿Cómo es el salón de clases? ¿Está limpia y tiene suficientes juguetes?¿Qué tipo de muebles usan los niños y están bien mantenidos?

Además, ¿están los estantes de almacenamiento al alcance de un niño en edad preescolar?

Otro factor crucial es la proporción entre maestros y niños en la clase. La Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños (NAEYC) recomienda 10 niños de preescolar por cada maestro.

Si el número de estudiantes es superior a 10, no debe ir más allá de 20 (17). Esto asegura que cada niño reciba tiempo de calidad con su profesor.

Además, al observar el entorno escolar, averigüe cómo los maestros manejan los conflictos entre los niños y qué medidas disciplinarias se utilizan cuando los niños se portan mal.

Finalmente, pregunte sobre las actividades sociales en las que participan los niños. ¿Cuánto tiempo se dedica a jugar, y si los niños tienen acceso a un televisor y por cuánto tiempo?

8. Observar al personal de la escuela

Pida sentarse durante una sesión de clase y observe el tono que el profesor usa con los niños. Cuando hable con los niños, el profesor debe agacharse para estar al mismo nivel de los ojos de los niños.

Esto ayuda a mantener una conexión entre los dos y el niño se sentirá mucho más seguro (18). Los niños se sentirán libres de hablar abiertamente sin miedo a la intimidación.

Se puede saber mucho sobre la actitud de una persona hacia su trabajo por la forma en que habla. Un profesor no es diferente.

Háblales de sus clases y de la escuela en general y conoce su actitud. Si apesta o parecen desinteresados, sigue adelante.

9. Seguridad y precauciones en las escuelas

Esta es una de las cosas que deberían añadirse a la lista de requisitos. Averigüe qué procedimientos de seguridad se han establecido para dejar y recoger a los niños.

Lo ideal sería que las puertas de la escuela estuvieran cerradas para las visitas. Deberían tener que entrar de golpe para acceder al edificio.

También querrás saber qué comprobaciones de antecedentes ha hecho el preescolar a sus profesores y qué pasa en caso de emergencia. Si algo no se siente bien, entonces puede que tengas que reconsiderar esta elección. Después de todo, es la vida de su hijo.

10. ¿Le gusta a su hijo el preescolar?

A estas alturas ya ha preseleccionado un par de escuelas adecuadas para su hijo. Llévelos y vea cómo les gustan las escuelas. Observe cómo los tratan los administradores y los maestros de la escuela.

Si su hijo no se siente cómodo en un preescolar, mire en otro. Déjelos que se inscriban en uno al que disfrutarán asistiendo. Si el niño es feliz, mamá es feliz.

Deja un comentario