Cómo decirles a tus padres que necesitas terapia

Si tiene inquietudes sobre su salud mental o emocional, no está solo. Millones de adolescentes y adultos jóvenes viven con problemas de salud mental como ansiedad y depresión.

De hecho, la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) informa que la mitad de todas las condiciones de salud mental comienzan a los 14 a√Īos.Desafortunadamente, muchos de estos casos no se detectan ni se tratan.

Reconocer que hay un problema es el primer paso para sentirse mejor. Pedir ayuda es el segundo. Dicho esto, preguntar sobre la terapia puede resultar abrumador, pero también es muy valiente.

Si estás listo para dar el siguiente paso y hablar con tus padres sobre el tratamiento, es posible que te preguntes cómo iniciar la conversación. También te estarás preguntando cómo prepararte, qué esperar y cómo manejar la situación si tus padres no te apoyan.

Todas estas son preocupaciones y preguntas válidas. Es por eso que les pedimos a tres expertos en salud mental que compartan sus consejos y sugerencias sobre cómo acercarte a tus padres para que quieran ir a terapia.

 

Consejos para hablar con tus padres sobre la terapia

Llegar y pedir ayuda nunca es algo fácil de hacer. Y abordar el tema con padres que pueden no ser de apoyo puede aumentar la inquietud que enfrentan muchos adolescentes y adultos jóvenes. La buena noticia es que hay formas de abordar esta conversación que pueden ayudar a que transcurra sin problemas.

Antes de sentarte con tus padres, es fundamental que te tomes un tiempo para prepararte para la conversaci√≥n. En primer lugar, dice Jessica enero Behr, PsyD, psic√≥loga licenciada y fundadora de Behr Psicolog√≠a, tenga claro por qu√© desea iniciar la terapia. ‚ÄúOlv√≠date de tus padres por un momento y consulta contigo mismo‚ÄĚ, dice ella.

Behr recomienda hacerse las siguientes preguntas con respecto a la terapia antes de comenzar esta conversación con sus padres:

  • ¬ŅPor qu√© esto ser√° bueno para m√≠?
  • ¬ŅPorqu√© ahora?
  • ¬ŅQu√© espero sacar de ello?

‚ÄúSi tiene confianza en sus respuestas, podr√° comunicarse de una manera que imponga respeto y transmita su seriedad‚ÄĚ, explica.

Tambi√©n sugiere investigar un poco, para que presente un argumento informado. Por ejemplo, piense en el tipo de terapia que le gustar√≠a y por qu√©. ‚ÄúEs mucho m√°s dif√≠cil discutir cuando eres el miembro menos informado de la conversaci√≥n‚ÄĚ, dice ella.

‚ÄúNo empieces con lo que tus padres han hecho mal‚ÄĚ, dice Behr. Si bien la terapia puede ser un lugar en el que acepta estrategias de crianza menos que √≥ptimas o incluso experiencias traum√°ticas, Behr dice que esta no es la manera de abrirse.

‚ÄúEn su lugar, usa esto como una oportunidad para compartir lo que esperas aprender sobre ti mismo, en lugar de lo que esperas aprender sobre tus padres‚ÄĚ, explica.

 

Pasos para prepararse para la conversación

Alyza BermanLCSW, RRT-P, fundador de la El Centro Berman ofrece los siguientes consejos sobre cómo preguntar o decirles a tus padres que te gustaría ver a un terapeuta:

Planifica la conversación

Cuando entras con un plan, tienes más control. Averigua cuándo es el mejor momento para hablar con tus padres en función de cuándo crees que su nivel de estrés será el más bajo.

Escribe lo que vas a decir. Berman dice que este es el momento de pensar detenidamente en lo que ha estado luchando, para que pueda ser claro con sus padres.

Elija su forma de comunicación

Berman dice que un paso crítico es decidir si es mejor para ti hablar con tus padres en persona, por mensaje de texto o por teléfono, o si necesitas escribir una carta o un correo electrónico.

Practique la conversación o redacte el contenido

Practica lo que les vas a decir a tus padres y c√≥mo crees que responder√°n. Berman dice que mantenga la conversaci√≥n simple y no demasiado compleja. Por ejemplo, ‚ÄúMam√°/Pap√°, √ļltimamente he tenido problemas con [rellene el espacio en blanco] y me ha hecho [rellene el espacio en blanco]. Creo que necesito m√°s ayuda y me beneficiar√≠a de la terapia. ¬ŅMe puedes ayudar?¬Ľ

Invol√ļcrelos en la decisi√≥n y el proceso

Si bien es posible que algunos padres no ‚Äúcrean‚ÄĚ en la terapia o incluso le teman, Berman dice que muchos padres quieren lo mejor para sus hijos.

Alyza Berman, LCSW, RRT-P

Descubrí que si se les pide a los padres que se involucren o se les pide ayuda para encontrar un terapeuta, tienden a estar más dispuestos a ayudar con el proceso terapéutico.

‚ÄĒ Alyza Berman, LCSW, RRT-P

 

Preguntas y respuestas que debe anticipar

Existe un estigma en torno a las enfermedades mentales que puede dificultar que los adolescentes y los adultos jóvenes se acerquen a sus padres para pedirles ayuda. Planear lo que vas a decir y anticiparte a las preguntas y respuestas que tus padres puedan tener puede ayudarte a mantenerte enfocado en tus necesidades.

Dicho esto, trata de no pensar demasiado hasta el punto de estresarte demasiado para tener la conversaci√≥n con tus padres. Recuerde, la mayor√≠a de los padres est√°n dispuestos a hacer cualquier cosa para ayudar a sus hijos‚ÄĚ, dice jason drake un trabajador social cl√≠nico autorizado y propietario de Asesoramiento para adolescentes y familias de Katy.

Aunque algunos padres est√°n al tanto de las luchas y han estado tratando de ayudar, Drake dice que otros pueden no estar al tanto, y esto puede ser nuevo para ellos al enterarse del alcance de sus luchas.

Con eso en mente, Drake dice que algunas preguntas comunes de los padres a menudo se centran en tratar de entender más sobre el problema y cómo pueden ayudar.

Preguntas que tus padres podrían hacerte

  1. ¬ŅCu√°nto tiempo te has estado sintiendo as√≠?
  2. ¬ŅTe sucedi√≥ algo que provoc√≥ que esto sucediera?
  3. ¬ŅHicimos algo para que esto sucediera?
  4. Qué podemos hacer para ayudar?

Cuando se trata de cómo pueden responder los padres, Behr dice que los adolescentes y adultos jóvenes pueden esperar una variedad de respuestas.

Sólo háblame

Behr dice que los padres pueden preocuparse o incluso ofenderse porque es posible que desee hablar con un tercero en lugar de confiar en ellos. Debido a esto, recomienda estar preparado para responder por qué te gustaría hablar con un profesional en lugar de con un miembro de la familia.

Una forma de manejar esto, dice, es compartir que hablar con un tercero en realidad puede mejorar su capacidad o disposición para compartir y abrirse más con su familia.

¬ŅTe tomar√°s la terapia en serio?

Los padres pueden preguntarle si planea tomar la terapia en serio y querr√°n saber que est√° comprometido con los objetivos de la terapia y que no solo espera una soluci√≥n r√°pida. ‚ÄúSi va a invertir su tiempo y dinero en terapia, aseg√ļrese de su compromiso‚ÄĚ, dice ella.

Behr dice que tenga algunas razones por las que cree que la terapia será buena para usted y muestre evidencia de su comprensión de la inversión y el compromiso necesarios.

¬ŅCu√°nto costar√° la terapia?

Behr dice que tus padres probablemente te preguntar√°n sobre el costo de las sesiones. Es posible que le hagan preguntas como: ‚Äú¬ŅPlanea usar su seguro? ¬ŅTus padres tienen que pagar por tu terapia? ¬ŅPuede ayudar a contribuir a los costos? ¬ŅEntiendes la inversi√≥n?

Ella sugiere investigar lo m√°s que pueda sobre el aspecto financiero de la terapia, de modo que pueda estar preparado para responder sus preguntas relacionadas con los costos de la terapia.

¬ŅQu√© informaci√≥n nos divulgar√° sobre la terapia?

Otra cosa que Behr dice que debes considerar es si quieres que tu familia sea parte de tu terapia o prefieres que este sea un lugar privado para que lo explores. ‚ÄúPrep√°rate para responder preguntas sobre los l√≠mites con tus padres, quienes pueden querer involucrarse m√°s o menos de lo que t√ļ prefieres‚ÄĚ, explica.

 

Qué puede hacer si los padres no lo apoyan

Desafortunadamente, incluso despu√©s de una planificaci√≥n adecuada y conversaciones bien pensadas, es posible que algunos padres a√ļn no apoyen la terapia. Si este es el caso, Berman dice que los adolescentes y adultos j√≥venes pueden buscar un consejero escolar, un m√©dico o ir al centro de salud o cl√≠nica gratuita. ‚ÄúA menudo, estos profesionales pueden hablar con sus padres o ayudarlos a dise√Īar una nueva estrategia para obtener la ayuda y el apoyo adecuados que necesitan‚ÄĚ, explica.

Si tus padres no est√°n de acuerdo con tu deseo de buscar terapia, Behr dice que es esencial darle tiempo al proceso.

Jessica enero Behr, PsyD

Los padres pueden ser de diferentes generaciones, diferentes culturas o diferentes mentalidades que ven la salud mental como algo que se puede elegir o que se debe mantener en privado. Deja que se asiente y trata de no enojarte, pero comprende que puede tomar tiempo para que tus padres estén de acuerdo con la terapia.

‚ÄĒJessica January Behr, PsyD

A veces, los padres no brindan apoyo porque no entienden qu√© es la terapia y c√≥mo funciona. ‚ÄúSi ellos mismos no han ido a terapia o conocen a alguien que haya ido a terapia, pueden beneficiarse de la informaci√≥n sobre qu√© esperar de la terapia. Ayudarlos a entender lo que es o no la terapia puede ser √ļtil‚ÄĚ, dice Drake.

Si comenz√≥ la terapia (a pesar de la desaprobaci√≥n de sus padres) y est√° notando los efectos positivos o los conocimientos adquiridos a trav√©s de la terapia, Behr sugiere que considere compartir las formas en que la terapia lo ayud√≥ o mejor√≥ su capacidad para comunicarse o comprender a sus padres. ‚ÄúAl mostrarles a los padres que la terapia en realidad puede mejorar su relaci√≥n con usted, o mejorar su bienestar general, pueden cambiar de opini√≥n y comenzar a revisar sus puntos de vista‚ÄĚ, dice ella.

 

Una palabra de Mimititos

Si tiene inquietudes sobre su salud mental y emocional, pedir ayuda es el primer paso para mejorar. Tener una conversación con tus padres sobre cómo te sientes puede ayudar a aliviar un poco la ansiedad y permitirte pensar en formas de buscar asesoramiento.

Si te preocupa cómo puedan responder tus padres, tómate un tiempo para organizar tus pensamientos antes de hablar con ellos. Mantenga la conversación enfocada en usted y sus necesidades. Y recuerda darles algo de tiempo para procesar la información. Si todavía no lo apoyan, comuníquese con un consejero escolar, su médico o una línea de ayuda para crisis.

Deja un comentario